Érase una vez… Cuentos con piedras

En el último cumpleaños de l’aînée, una de las madres le regaló una bolsita de piedras, para jugar al tres en raya. Y posteriormente, una bolsa de “érase una vez” con piedras pintadas para inventar historias.

Este último juego viene estupendo para desarrollar la creatividad y el lenguaje oral, así como la imaginación, ya que con una bolsa de piedras saldrán mil y una historias.

bolsa de piedras érase una vez

Bolsa de piedras “Érase una vez…”

En otro post hablaré de como podéis crear vuestra propia bolsa de piedras dibujadas, para hacer juegos tradicionales, como el tres en raya, o para pintar personajes y situaciones para crear historias, ahora me centraré en los beneficios de inventar historias y las diversas maneras en las que podemos utilizar las piedras.
En nuestra bolsita de “Érase una vez” tenemos 13 piedras, una de las maneras que tenemos de inventar historias es que el jugador que empieza, elige de entre todas las piedras del saquito, un personaje  y con la frase:
“Érase una vez…”, inicia un cuento inventado, que tenga que ver con ese personaje. nosotras inventamos un cachito, y pasamos turno a la siguiente.

piedras2

Algunas de las piedras para contar una historia de piratas, barcos e islas del tesoro

Así, jugamos de varias maneras. Nosotras cogemos de la bolsa una piedra y comenzamos la historia, y hasta donde nos llegue la imaginación. Y pasamos turno al siguiente jugador, que o bien coge una piedra, y sigue; o bien continúa un poco más la historia.

Normalmente, no usamos todas las piedras, porque se nos hace largo, pero se puede crear una historia hasta que hayamos contado una historia con todas ellas. Y seguir la historia recogiendo otra piedra de las que dejamos fuera de la bolsa.

piedras1

Algunas piedras de muestra: un dinosaurio, un dragón, super héroes…

Érase una vez. Recursos

Existen varias posibilidades de juego. Como siempre, la primera vez, y dependiendo de la edad, se puede dejar que experimenten por sí solos con las piedras. Que vayan mirando los dibujos, qué personajes hay, que objetos, etc…

El niño improvisa con la bolsa de piedras. Así vemos cómo las usan. Es la forma más sencilla pero también la más interesante para empezar. ¿Qué harán con ellas? Seguramente mirarán los dibujos primero, les dará tiempo de asimilar qué es cada uno y qué puede representar.

Una vez familiarizados con ellas es muy probable que se expliquen historias a sí mismos y que inventen múltiples juegos.

Otra opción, es ordenar las piedras. El niño ordena las piedras de una forma predeterminada antes de empezar y el narrador va a seguir ese orden, que ya conoce de entrada, para trazar la historia. En esta forma hay menos improvisación, porqué conocemos de antemano el orden, pero ello nos da la oportunidad de tejer una historia más trabajada.

piedras

Todas las piedras que tenemos en nuestro haber. Personajes, lugares, objetos… Todo lo posible para crear historias divertidas.

De cualquiera de las maneras, hay muchas posibilidades para jugar. Cuidado con los cristales, televisiones, etc… No vaya a ser que en un arrebato, les de por tirarlas…

Es un juego que les hará disfrutar al tiempo que impulsará el  desarrollo de su lenguaje comprensivo y expresivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *