Hoy leemos: Hay una vaca en la nevera

Hay veces que llegas a una edad en la que piensas que no deberías estar. Cuando somos madres, parece que tengamos que ser más responsables, más metódicas, más de todo… Pero luego llegas a una librería, te pierdes entre los libros de adulto, y ves por la esquina del ojo, un color brillante que te está llamando. Giras la cabeza completamente,y ¡zas! Te encuentras cara a cara con un bello álbum ilustrado… Para niños.

Miras a tu alrededor a ver si alguien te está observando, porque claro, hoy precisamente, te has escapado a la librería, mientras los niños están en sus actividades extraescolares, y durante unos minutos, contemplas la portada. La acaricias. Y giras el libro. Vamos a poner cara de interesada, por lo que puedan decir las personas que pasan por ahí. Una historia divertida. Una vaca que aparece en una nevera. ¿Cómo puede ser? ¿Cómo se inventan estas historias? ¡Si todo el mundo sabe que las vacas no pueden entrar en una nevera!

Hay una vacaAbres el cuento. Te encanta la guarda. Sí, hombre, esa hoja de papel que coloca el encuadernador doblada por la mitad para unir el libro y la tapa. Son manchas de vaca. Te parece ideal. Y comienzas a leer.

Te gusta el grito de la madre preguntando como ha aparecido la vaca. Te sientes tan identificada con el personaje… Y como la familia va apareciendo. Y todos tienen algo de animal. La madre tiene mariposas en el estómago, el padre una mosca detrás de la oreja, y el abuelo, al que le encanta el chocolate, -también te sientes identificada-, parece que tiene una caja de grillos en su cabeza. ¡Ay, qué divertido es el comienzo del cuento!

Resulta que es inevitable no enamorarte de la vaca. No hace falta ir al supermercado a comprar los tetra-bricks de leche, y cargar con ellos, porque ya la vaca se encarga de dártela. Que para eso es una vaca lechera.  Y además, el fin de semana, leche con chocolate.

Ideal.

Hay una vaca en la nevera

Sigues leyendo, sigues riéndote de la historia, las ilustraciones van pasando y te cuentan una aventura dinámica, divertida y que podría ser real. ¿Quién no ha soñado alguna vez con tener una vaca en casa?

Aunque también es cierto, que las boñigas de vaca son grandes. Y olorosas. Y que hacer hueco a una vaca dentro de una casa, no siempre se puede. Pero peor hubiera sido encontrarse un hipopótamo en la bañera. ¿o no?

Con este albúm ilustrado “Hay una vaca en la nevera”, de Amaia Cia y Ricard Zaplana, puedes volver a sentirte una niña. Te reirás. Amarás a la vaca. Y te sorprenderás.

La historia la cuenta el niño de la familia, y con sus expresiones, te aseguro que vas a reírte mucho. ¿Quién dice que siendo madre de familia, con tus treinta y algo, no puedas leer un cuento infantil?

Compra tu libro aquí

Y ayer ya compré el nuevo libro, Hay un hipopótamo en la bañera, espero que tenga la misma acogida entre mis hijas que este libro que hemos reseñado.

2 thoughts on “Hoy leemos: Hay una vaca en la nevera

  1. Ji! Claro… yo si no me enamoro de un libro o álbum ilustrado no suelo comprarlo. Podemos estar un par de horas en una librería leyendo, tocando, investigando pero a casa suelen venirse libros majos (aunque ha habido veces que ha caído algún libro rollo tipo Dora y Botas porque la peque se ha encaprichado).

    Abrazos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *