Maneras de hacer reír a un niño

Leyendo uno de los posts de Planeando ser padres, sobre las primeras carcajadas de su hija, me viene a la mente todos los juegos y maneras de hacer reír a un bebé, y a un niño.

Todos hemos hecho de mimos o de payasos, de cantantes o de cuentistas… Nuestro tono de voz, nuestras manos, todo en nosotros es aprovechable para hacer reír a nuestros hijos.

Las pedorretas… Mis hijas adoran que les haga pedorretas en la tripa, o en las piernas. Pero se ríen aún más cuando son ellas las que me pillas desprevenida y me las hacen a mí.

La montaña… Consiste en hacer una montaña de cuerpos sobre la persona que está durmiendo la siesta, o en su defecto descansando… En la familia del padre es muy común hacerlo… Y ellas cada dos por tres, intentan hacerlo… ¡Sobre el padre!

risas

Las Canciones… Hay una canción que mis hijas aprendieron en la guardería, en la que tras cantarla, tiene que quedarse serias, hasta que un niño del círculo se ría. No suelen aguantar mucho, más bien poco, y las carcajadas son geniales.

Los besos… De mariposa, de ratón, de león… Imitando a los animales, mordisqueando la mejilla del niño, o rozándole con las pestañas… En mis hijas es un método infalible para hacerlas reír.

Las cosquillas… Pero las del padre. Esas sí que son especiales. Las que no paran aunque se lo digan y se lo repitan.

Y en bebés, está el juego del caballito, o mecerlos a la hora de dormir…

Recordad, la risa es una señal de buena salud psíquica y física tanto para niños como para adultos. A medida que crecemos, el sentido del humor reflejará también la madurez mental y reforzará los lazos sociales. La risa hay que practicarla, fomentarla y disfrutarla.

Seguro que usas más juegos para hacer reír a tus hijos, ¿me los cuentas?

41 thoughts on “Maneras de hacer reír a un niño

  1. A Pandereta la encanta que le toque el trombón en la barriga una especie de pedorretas barriguiles con cosquillas que le hace troncharse de risa.
    Feliz día.

  2. Y tanto que es señal de salud!!! Y nos la transmiten a nosotros también!!
    La mía se ríe con casi todo, abro la boca muy grande y la cierro haciendo ruidos y se parte, si muevo la cabeza moviendo la melena a todos lados, paro en seco y se parte también 😉

  3. Jajajajaja me encanta este post!!!! Montaña sobre el que descansa???…seguro que él no se ríe tanto!!!

    UBMF se ríe por todo y constantemente…basta con mirarme la cara y ya está a carcajada limpia, jajajaj…yo me parto con él!!!!

    Feliz día

  4. Todos ellos funcionan por aqui tambien. Y con la peque cuando era bebe, el estornudar o toser tambien hacia que se tronchara de la risa. Y Mikel ahora se rie si saco la lengua 🙂 Son geniales esos momentos de risas

    • La verdad es que sí. Reír es esencial! Yo adoro a las personas que están siempre con la sonrisa en la cara, se las ve muy felices!

  5. A mi hijo mayor con mirarle ya era suficiente para reirse, con el peque hay q currárselo un poco mas,jaja.. pero lo q mejor funciona es lo de poner caretos y lo de ¿dónde esta mamá? Y el tio se parte,jaja… en el fondo, es tan fácil hacerles reir, son geniales!!!!

  6. Oooh, ¡¡qué buen post!! Estoy totalmente de acuerdo, las risas son importantes. Yo se las saco a Futuro Papá con pedorretas en la tripa… me encanta hacerlas cuando no se las espera.

  7. Pues que buen “recorderis”… la risoterapia debería, sin duda alguna, formar parte de nuestro día a día. Como bien dices, ayuda al desarrollo y equilibrio.

    Mis hijos dicen que soy una payasa, pero la verdad últimamente esa faceta está muy dormida; en cambio entre ellos ha surgido una complicidad maravillosa y todo el día están haciendo payasadas entre ellos.

    • ¡Es tan importante la complicidad entre los hermanos! Mi hija mayor también “empuja” a su hermana a las risas y la diversión.

  8. Hace poco estuvimos en un taller de risoterapia, y jugamos a lo siguiente, en grupo:
    – Tumbados en el suelo, a lo largo, vamos rodando de uno en uno, encima de los otros, como si fueramos croquetas, despacito
    – Por parejas: uno se tapa los ojos y el otro le guía por la habitación, descubriéndola
    – Dialogamos con la lengua fuera: “hoda, zoy fdudandidto…”
    – Un niño es tiburón y se coloca en el centro: los demás son pececitos y van pasando de un lado a otro de la habitación, intentando que el tiburón no los coja. Si los coge, se convierten en tiburones. Así hasta que no queden pececitos.
    – Juego de las sillas
    En fin, juegos más o menos clásicos. Todos ellos despiertan la risa y alivian tensiones…

    • Solamente de leer todos esos juegos, me ha entrado la risa al imaginarme a mi misma y a mis hijas haciendo las croquetas por toda la casa. Lo intentaremos!
      Gracias!

  9. Ah, y sólo decir que muchas veces los niños son los que nos llevan a jugar a aquello que necesitan… Juego de cachorros (revolcarse por el suelo), juego simbólico (mamás o papás, por ejemplo…). Tampoco hace falta comerse la cabeza, sino estar atentos y escuchar sus demandas…

  10. ¡Jajaja! Me alegro de haberte inspirado con mi posts. A la bichilla siguen funcionándole muchas cosas que son efímeras. Hoy se ha hartado de reír con mi madre porque le acercaba la cabeza y le dejaba que intentase tirarle de los pelos con sus manitas, pero seguro que si lo intentamos mañana deja de hacerle gracia. ¡Es una niña muy voluble!

    • JAjaja, tu hija es un encanto!! Hoy a mi pequeña le he estado pedorreteando la barriga, y me decía que ya bastaba, entre carcajadas.
      Besos especiales!

  11. Jajaja Me ha encantado tu post. Mientras lo leía recordaba la risa de mi niño pequeño esta mañana cuando ha sufrido el ataque de la arañita cosquillera 😀

  12. ¡Me encanta este post! Yo me paso horas haciendo reír a mi hija (a veces trato pero no lo consigo porque le aburre siempre lo mismo) y tienes razón, es un sentimiento muy grato verle tan contenta.

  13. Nosotros jugamos mucho a los ‘ataques de amor’ que son como tu montaña… ji! También se rie mucho con las caras y juegos de mímica, montando a caballito de papá, jugando a saltar por la calle de nuestra mano, en los columpios… Si, la risa es de lo mejor!!

    Muas!

    • Ataque de amor suena mejor que montaña, pero son igual de divertidos! En la calle, nosotras hacemos muchas tonterías, me encanta ver y escuchar la risa de mis hijas.

  14. ¡Fantástico post! Mis hijos solo con mirarles ya tenían la sonrisa dibujada en la boca, si les hacías alguna mueca o les decías algo ya se reían mucho. Mi hijo se reía a carcajadas, todavía lo hace cuando le das besitos en el cuello, me encanta!! Genial tu post de hoy, me ha encantado leerlo, me ha transportado a sus tiempos de super bebés.

  15. Hacer reir a un bebé es precioso. Cuando mini moni se ríe a mi se me cae la baba. Aún es pequeña para reirse a carcajadas, pero de vez en cuando le sale una carcajada. Sus risas son contagiosas e iluminan nuestro hogar. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *