¿Cómo me ven mis hijas?

En los meses de verano, pude leer en un par de blogs varias preguntas para realizar a nuestros hijos, para saber como ellos mismos nos ven a nosotras, sus madres. Se trata de un juego bastante divertido y con algunas respuestas un tanto peculiares. Intenté que ambas Genovevas lo hicieran, pero la petite es muy suya, y al escuchar las respuestas de su hermana, pretendía contestar lo mismo. O decir no sé.

ven mis hijas

Tuve que hacer las preguntas a cada una, por separado, aún así, nos lo pasamos muy bien. Y por supuesto, luego hubo algunas preguntas que hicimos en sentido inverso, es decir, a ver si yo las conocía a ellas, o si entre ellas, se conocen. Y a esto último, tengo que decir, que la petite conoce a su hermana, casi, casi, más que yo.

Tus hijos olvidarán tus palabras y tus acciones, pero nunca como los hiciste sentir. - piopialo       

Preguntas-juego ¿Cómo me ven mis hijas?

  1. ¿Qué me hace feliz?
    L’aînée contestó “que tengas la luna”. Y es que cuando ellas me piden algo con insistencia, les digo que no pueden tenerlo todo, que si así fuera, a mi me gustaría tener la luna.
  2. ¿Qué me gusta hacer?
    La petite fue rauda en contestar que leer. A ver si le estoy metiendo mucha presión con eso de leer…
  3. ¿Qué es lo que menos me gusta hacer?
    Limpiar fue la rápida respuesta de l’aînée, y pintar fue la de la petite. Que si bien coloreo cuando tengo un cuaderno a mano, no es de mis cosas favoritas. Nuevamente, punto de buena observadora para la petite.
  4. ¿Qué hago cuando vosotras estáis en el colegio?
    Ambas contestaron que trabajar, l’aînée profundizó que en el colegio francés, mi segundo trabajo, y la petite que con ordenadores.
  5. ¿Cuál es mi juego favorito?
    L’aînée sabe que los puzzles son mi debilidad, tanto los tradicionales, como los que hacemos con la tablet. La petite volvió a decir que los libros. Así que mi duda anterior se disipa, ya que ve que la lectura es también un juego.
  6. ¿A qué país me gustaría viajar?
    L’aînée contestó que Francia, y es que la sangre tira mucho hacia mi segundo país. Aunque le contesté que me encanta toda Europa, y que me gustaría mucho, muchísimo viajar a Canadá. (a la parte francesa, claro)
  7. ¿Por qué estás orgullosa de mí?
    L’aînée respondió que porque soy su madre. Me ha gustado mucho esa respuesta, nena.
  8. ¿Qué te digo todos los días?
    Aquí tuvieron sus dudas… Lavarse los dientes es una de las cosas que más tengo que repetir a lo largo del día, porque en casa no sólo nos lavamos los dientes tras las comidas, sino también antes de salir de casa. Y luego – reconozco que las ayudé- la expresión de “bajad la voz“, que les digo cuando ellas juegan y yo intento descansar, o leer.

No te preocupes si tus hijos no te escuchan: te observan todo el día. -Madre Teresa de Calcuta-

  • ¿Nos parecemos?
    L’aînée me dijo que no, en nada. La petite me preguntó que significaba primero eso de parecerse, y luego me dijo que sí, en los ojos, en las cejas, en la frente… Yo esperaba una respuesta menos física y más de carácter. En esa misma pregunta, les dije que sí nos parecíamos, a la petite con el carácter, y a l’aînée en el comportamiento.
  • ¿En qué somos diferentes?
    A una pregunta positiva, una contraria. L’aînée me dijo que en los dientes. y su hermana en las pecas. Una buena observación, pero tanto la petite como yo tenemos pecas, la única que no tiene es la mayor.
  • ¿Qué es lo que mejor sé hacer?
    Mi hija mayor contestó que leer, pero al ver mi cara -ya habían hablado mucho de mi pasión por la lectura-, cambió la respuesta por “sabes hacer de todo”. Y sí, esa contestación me ha gustado más. Aunque no sepa hacer de todo, ante ellas, sí.
  • ¿Qué es lo que no sé hacer?
    La petite me sorprendió diciendo que no sé hacer malabares. Que aunque es cierto, ejem, no sabía yo que esta pequeñaja supiera ni siquiera de esa palabra. ¿Qué estaría pensando para decir eso?
  • ¿Cuándo me enfado?
    Esta pregunta no es nada fácil de contestar, aún así, la mayor dijo que cuando ellas no me hacen caso, y la pequeña, dijo que algunas veces. Pero entienden que cualquiera pueda enfadarse en algún momento, porque estemos cansadas, tristes, nos sintamos mal con alguien o con algo… Es un tema al que recurrimos mucho para explicar algunas contestaciones, gestos o actos del día a día.
  • ¿Qué me gusta hacer cuando estamos juntas?
    La petite me dijo que jugar y leer, y l’aînée las manualidades. Me hizo sentir un poco mal estas respuestas, porque este mes, que ellas están de vacaciones, y yo no, apenas he hecho estas cosas con ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *