Lápices, inspiración y tiempo

Le llamaban Don Manuel. Era uno de los vecinos más conocidos de aquel distrito. Ahora, con casi 80 años, era un hombre reconocido no sólo en su ciudad natal, sino también en todo el país. Don Manuel era un escritor de éxito, aunque sus principios no fueron demasiados sonados.

Sus comienzos como escritor fueron más bien tristes. Escribía relatos cortos, de pocas páginas, ideas buenas, pero mal encadenadas, los editores le decían que ya le llamarían. Estuvo a punto de dar marcha atrás en su idea de ser escritor.

Pero entonces, llegó a esa papelería. Entró por curiosidad, los globos de colores del escaparate, y los numerosos cuadernos de hojas blancas parecían llamar a las personas que por allí paseaban.

Continue reading

Flor vieja

“Es vieja, y está amarilla por el paso del tiempo, como el papel de los pergaminos. Su olor es obtuso, tiene el aroma del té verde y la calidez del desierto…”

flor vieja

Todavía notaba el aliento de sus palabras, mientras ella clavaba su mirada optimista en él. Un escalofrío recorrió su espalda, mientras se levantaba del sillón de la biblioteca, y buscaba a través de la ventana algo que hiciera saltar la chispa de su imaginación.

Continue reading

De corazones coloreados

Una de las actividades que hemos hecho, l’aînée y yo estos días atrás ha sido una muy coloreada. Un enorme corazón de San Valentín, con el que queremos sorprender a papá.

Sacamos una copia en el ordenador, y después, ella escribió un par de cosas, además de su nombre, y dibujó también otro par de cosas, de esas que se le dan tan bien: una flor, una mariposa y una flor de corazones. No debo olvidarme de las vocales, tanto mayúsculas como minúsculas, que hace en todos sus dibujos, para practicar la grafía.

Después le enseñé a plastificarlo, cómo coger la hoja doble y pasarlo por la máquina, vio el proceso de calor, y como quedó su corazón.

Está contenta porque se lo va a dar a su papá y a su hermana.

Al día siguiente, me pidió más corazones, y otra vez volvimos a tirar de internet. Esta vez, cogimos corazones rojos, para dibujar su interior, y tras plastificarlos, coserlos entre ellos, o poner una pajita para que parezca que salen de un sobre. La idea es de Mr.Printables.

Otro día, estuvo recortando corazones en papel. Ha sido una semana muy colorida y llena de corazones. ¡Feliz día de los enamorados!