Érase una vez… Cuentos con piedras

En el último cumpleaños de l’aînée, una de las madres le regaló una bolsita de piedras, para jugar al tres en raya. Y posteriormente, una bolsa de “érase una vez” con piedras pintadas para inventar historias.

Este último juego viene estupendo para desarrollar la creatividad y el lenguaje oral, así como la imaginación, ya que con una bolsa de piedras saldrán mil y una historias.

bolsa de piedras érase una vez

Bolsa de piedras “Érase una vez…”

En otro post hablaré de como podéis crear vuestra propia bolsa de piedras dibujadas, para hacer juegos tradicionales, como el tres en raya, o para pintar personajes y situaciones para crear historias, ahora me centraré en los beneficios de inventar historias y las diversas maneras en las que podemos utilizar las piedras.
Continue reading

Actividades en la red

Más allá del bien o del mal que puedan hacer las nuevas tecnologías en los niños, está claro que las nuevas generaciones tienen un acceso más rápido y fácil a éstas que nosotros.

Desde bien pequeños, nos ven usar los móviles, los ordenadores y las tabletas, y muchos saben con dos y tres años, hacer fotografías o poner uno de los juegos que, como padres, hemos descargado.

Como padres, somos responsables de que nuestros hijos conozcan las bondades de las nuevas tecnologías, regulando su uso y estando presentes durante el rato que estén utilizando la tablet, el ordenador, etc…

Buscando juegos para mis Genovevas, caí en la web de El país de los Juegos, en donde se ofrecen un montón de juegos para niños, y no tan niños. Porque sí, el mahjong es mi preferido y en esta web he encontrado múltiples opciones.

raton

Las Genovevas son más de pintar, de puzzles o de juegos de memoria. En el País de los juegos, he encontrado actividades para mis hijas, adecuadas a su edad, fáciles y llamativas. Colorear unos personajes a través de sumas o restas para elegir el número del color (en esto l’aînée ha necesitado un poco de ayuda), o bien los juegos de memoria de hacer parejas, o hay uno de formas geométricas, que para niños de primaria es ideal. He estado un buen rato entretenida con él, se trata de recrear el mismo polígono que es dibujado en una pizarra, en otra, sin ver el modelo original. Tiene distintos niveles, y a mayor nivel, más lados se suman al polígono.

¿Qué ventajas tienen los juegos electrónicos?
La principal es el tiempo que pasamos con nuestros hijos. Porque de la misma forma que no nos gusta dejarlos solos delante de la tele, tampoco debemos dejarlos solos durante el rato que les dejemos jugar.

Los juegos involucran la espontaneidad y la originalidad, ayudan a que el niño se pida más, y adquieren competencias lingüísticas al hablar con nosotros de lo que han hecho, cómo lo han hecho, etc…

No olvidemos la importancia y las bondades que tienen los juguetes tradicionales en el niño y cómo estos fomentan unos procesos de aprendizaje que no realizan los videojuegos.

tablet

¿Qué pautas debemos seguir como padres?
El tiempo debe ser controlado por los adultos, es poner límites a un juego que muchos de los padres utilizan como premio a algo previo.

También hablar de las instrucciones del juego, qué tiene que hacer el niño en el juego de memoria, o qué debe dibujar, o qué suma debe realizar para conseguir un color, favorecen la atención.

El país de los Juegos es una web con muchos juegos gratuitos para niños de todas las edades. Se puede acceder fácilmente, y se guardan los juegos que has visto o que has jugado últimamente. Los niños tienen que aprender a jugar a todo, tanto con las nuevas tecnologías como con juegos tradicionales. No la perdáis de vista.

Maneras de hacer reír a un niño

Leyendo uno de los posts de Planeando ser padres, sobre las primeras carcajadas de su hija, me viene a la mente todos los juegos y maneras de hacer reír a un bebé, y a un niño.

Todos hemos hecho de mimos o de payasos, de cantantes o de cuentistas… Nuestro tono de voz, nuestras manos, todo en nosotros es aprovechable para hacer reír a nuestros hijos.

Las pedorretas… Mis hijas adoran que les haga pedorretas en la tripa, o en las piernas. Pero se ríen aún más cuando son ellas las que me pillas desprevenida y me las hacen a mí.

La montaña… Consiste en hacer una montaña de cuerpos sobre la persona que está durmiendo la siesta, o en su defecto descansando… En la familia del padre es muy común hacerlo… Y ellas cada dos por tres, intentan hacerlo… ¡Sobre el padre!

risas

Las Canciones… Hay una canción que mis hijas aprendieron en la guardería, en la que tras cantarla, tiene que quedarse serias, hasta que un niño del círculo se ría. No suelen aguantar mucho, más bien poco, y las carcajadas son geniales.

Los besos… De mariposa, de ratón, de león… Imitando a los animales, mordisqueando la mejilla del niño, o rozándole con las pestañas… En mis hijas es un método infalible para hacerlas reír.

Las cosquillas… Pero las del padre. Esas sí que son especiales. Las que no paran aunque se lo digan y se lo repitan.

Y en bebés, está el juego del caballito, o mecerlos a la hora de dormir…

Recordad, la risa es una señal de buena salud psíquica y física tanto para niños como para adultos. A medida que crecemos, el sentido del humor reflejará también la madurez mental y reforzará los lazos sociales. La risa hay que practicarla, fomentarla y disfrutarla.

Seguro que usas más juegos para hacer reír a tus hijos, ¿me los cuentas?

Aprendemos a sumar

Hace ya unos meses, l’aînée vino con tarea para sumar. Había que hacerlo de tal manera, que coincidieran grafía y dibujos, y que la suma no fuera mayor de 4.

Nos pusimos a ello con los gomets. Y de ahí salió su primera tarea de matemáticas divertidas.

Con los gomets de distintos colores y formas, hizo las sumas. Ella pegaba los gomets a un lado y a otro del signo más (+), y después los contaba. Ponía el número que eran, y los sumaba. Así conseguimos que la tarea fuera divertida a la par que educativa.

La semana pasada, ampliamos el resultado de las sumas hasta 5. Volvimos a utilizar los gomets, pero además hizo la grafía del resultado con dibujo. Es decir, la suma como en el anterior ejercicio, pero además dibujaba puntos o cuadrados totales.

Esto me dio la idea para utilizar los números y los signos de la manera que harán más adelante.

Recogí los números de internet y los plastifiqué, tal y como se ve en la imagen.

Después de recortar todo, y de que hiciera la tarea que nos habían dado el jueves, nos pusimos manos a la obra. Sumamos con los números pequeños, primero. Y con tres soluciones posibles.

Para ella, fue fácil decir que la solución era 4.

¿Qué hemos aprendido?
Que las matemáticas son divertidas. Que si me dan una manzana, y ya tenía tres, tengo más (concepto de sumar). Que mamá siempre tiene juegos para explicar las cosas. Que también se puede restar. Y que no debemos hacer matemáticas divertidas después de hacer dos hojas enteras de tarea, porque la atención se desvía, por muy emocionante que sea.