La historia de la letra H

Hace mucho tiempo, las letras vivían juntas en una ciudad. Un buen día, la letra H se fue de excursión al bosque.
Iba paseando, buscando champiñones, y jugando con las luces que se reflejaban de árbol en árbol. Y entonces, las primeras gotas de lluvia le cayeron encima.
Lo malo es que fue una gran tormenta, y aunque la letra H trató de encontrar un sitio seco, no lo encontró, y se mojó toda.

Continue reading

Deletreando en el baloncesto

Una de las aficiones que compartimos en casa es el baloncesto. Aunque este año, l’aînée no ha querido apuntarse a la extraescolar, tiene su carnet de socia al CB Canarias. Le gusta preguntar qué equipo es el que va de verde, mover la bandera en la peña, e ir sacando la cuenta de los puntos de más -o de menos- con el marcador.

deletreando letras Continue reading

150 palabras: De teatros (reina, lapicero, teatro)

1. Una historia de números.
2. Números y letras.

Existen, comenzó la reina, unas cuantas palabras que guardan encerrado el nombre de un número al final de las mismas, y que pueden, de este modo, escribirse de modo mixto, esto es, una parte con letras, y otra, con un número.

Los números se quedaron mirando a la reina con cara divertida. Podían seguir siendo ellos mismos, y además tener más amigos. Y comenzaron a preguntar con qué letras podrían formar palabras.

El cero encontró palabras, como lapicero, tapicero, carnicero…
El uno, se complementaba con las palabras alguno, oportuno, vacuno…
El tres, tropezó con palabras como arrastres, sastres y desastres.

Cada número, iba encontrando palabras que ellos podían concluir. No hace falta decir que aceptaron encantados juntarse con las letras.
Tanto se divirtieron, que escribieron un poema a la reina, en señal de gratitud por haberles dado a conocer las palabras. Todos juntos hicieron la obra de teatro que sigue.

PROPINA.
Una tarde de Marzo, cayó en el país de los números, un agua0, muy fuerte, largo e inoport1, que destruyó los decora2 y vesti2 de una representación de pin8.
Llamaron, asusta2 y preocupa2, a los sas3 para que, con sus agujas e hilos, arreglaran los jer6 y leotar2 de colores, y también a un tapi0, que ayudó con aquellos desas3.

En menos de 24 horas, todo se arregló, y números y letras representaron ante la reina su teatro.

Copia el código #150palabras

Letras e imanes

Buscando siempre un juego útil para la llegada de sus majestades, entré en una de las tiendas que señala tener “juguetes educativos”. Tras enamorarme de todo, y explicar que buscaba algo que ayudara a l’aînée a leer, ya que estaba aprendiendo, la dependienta me enseñó esto:

Juego didáctico que ayudará con el aprendizaje de la lecto-escritura de los niños al tiempo que se divierten

En éste se unían prácticamente todo aquello que quería, más lo que sabía que podía gustarle.

El juego es sencillo, tiene 26 fichas imantadas con un dibujo y la palabra escrita debajo. Y 104 letras magnéticas, en la que no faltan vocales, para escribir -mediante la imitación y visualización del dibujo y la palabra-, lo que ve.

En un principio, debo reconocer que l’aînée prefirió las muñecas antes que este regalo, pero esa misma tarde, al explicarle qué tenía qué hacer y cómo, lo cogió con gusto.

Nos gusta: las letras imantadas. Los colores. Que se puede guardar en tres compartimentos distintos: vocales, consonantes y dibujos. Y que se guarda fácilmente en la estantería, como si fuera un libro.

Nos entretiene: formamos palabras. Conocemos nuevas. También se puede escribir con rotulador borrable.

Aprendemos, reconocemos las letras, las unimos y leemos. El juego está pensado para niños entre 3 y 8 años. Pero además hay distintos juegos similares, que podemos usar para aprender a diferenciar las estaciones, o a vestir a una muñeca. Otra cosa que me ha gustado, aunque aquí no lo he podido conseguir, aunque vía web imagino que si, es la posibilidad de tener el mismo juego con el alfabeto francés.