Tiempo de viento

Tenía treinta minutos por delante, antes de sentirse con las fuerzas necesarias para volver a subir a la casa. Tiempo suficiente. En la calle, el viento despeinaba las desafiantes señoras, que se empeñaban en caminar rectas, charlando sobre el café con leche y croissant, que justo acababan de tomarse, recordando los octubres de viento de años atrás.

Los jóvenes apresuraban sus pasos, para ir al encuentro de amigos y parejas, tras un día de cafés y risas, en las cafeterías de las distintas facultades; buscan citas y conciertos para las próximas fiestas. Los ejecutivos, con sus maletines de piel, comienzan a salir de las empresas, subiéndose a coches caros, y abrillantados. A uno se le vuela un sombrero, que se para unos metros más allá, al enredarse con las ruedas de un carrito de bebé.

Se adelanta hasta la cafetería de la esquina. La han abierto hace poco, y al menos, desde fuera, parece acogedora. Desde la mesa de la esquina, podrá ver cuando llega su padre, y subir con él a casa.

Pide algo caliente para tomar. Un café le quitará el sueño, y precisamente, esa noche, no quiere faltar a su cita con Morfeo; de todos modos, necesita espabilarse un poco ahora, y dejar correr sus pensamientos, que salen en desbandada, una vez sentada.

Mira su teléfono móvil. No hay llamadas, no hay mensajes. Coge su libro en francés, y tras leer la contraportada, decide comenzar a leer. No era eso lo que tenía previsto. De hecho, hace días, que ha aprendido a no esperar nada. Ni siquiera de ella misma. Deja los pensamientos para esa noche, con su almohada, o para el paseo de vuelta. El viento le ayudará, tal vez, a ver las cosas de otra manera. O tal vez no.

Se sonríe. Hace unos meses, no hubiera entrado en ninguna cafetería sola, y mucho menos, hubiera esperado dentro de ninguna parte, con un libro en francés. En esa ciudad, mostrarse diferente, era un símbolo insólito. Pero… Qué más daba. Era su momento. Su cambio. El tiempo de viento que necesitaba.

Abrió el libro, y comenzó a leer la primera historia.

Tiempo de viento es una historia de La Ciudad del Viento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *