Tutoría de padres: buzón de sugerencias

Leyendo el otro día una entrada relacionada, sobre mis prácticas de magisterio, caí en una actividad que se hacía en la clase, y que me recordó que cuando yo estudiaba en el colegio francés, también teníamos, aunque únicamente en las clases de biología: el buzón de sugerencias.

El buzón de sugerencias permite al alumno y al profesor preguntar, resolver dudas, quejarse, etc… de forma anónima. De la manera tan anónima que te permite escribir a mano una nota en un papel, y que el profesor no conozca tu tipo de letra. La tarde en la que hicimos esa actividad me permitió ver que esa manera de comunicación, permite, no sólo conocer las dudas del alumnado, sino también hacer enseñanza transversal, es decir hacer extensible la duda a otros aspectos cotidianos de la vida.

El mecanismo es sencillo, una caja de cartón con un letrero que marque “buzón”, una ranura en la tapa de la caja, o simplemente, la posibilidad de que se pueda abrir (como una caja de zapatos decorada), papeles que mete el alumno, y un día a la semana para compartir las dudas escritas. La caja siempre está visible, y si el alumno no quiere que sepa que ha sido él quien ha metido el papel, siempre lo puedo hacer en los momentos de recreo, o de entrada a la clase. El profesor o el tutor emplearía su hora de tutoría semanal, que en algunos colegios emplean para adelantar tarea o estudiar, para dar salida a las dudas.

tutoria_de_padresSe cogen los distintos papeles, el tutor los lee, y aquél que piensa que se puede sacar una enseñanza es en el que se centra. Por ejemplo, en esa tutoría a la que acudí, el papel indicaba que la chica gitana de la clase fuera cambiada de pupitre. ¿El motivo? El olor que parece que desprendía, molestaba a los chicos de la clase.

La chica en cuestión está sentada en un pupitre de la última fila, y, que no molesta a sus compañeros, ya que ella sigue otro programa, adecuado a sus necesidades. El tutor les habla del racismo, y les pone ejemplos para que reflexionen. Llegan a la conclusión de que la niña, dentro de sus capacidades, no es como los demás, pero tampoco hay que discriminarla por ello. ¿Veis la utilidad de este buzón?

Para concluir esta entrada, los profesores, y los padres debemos ir más allá de la simple duda o queja. No nos quedemos en una explicación poco cuidada, sino que tratemos de ahondar en el verdadero porqué de la cuestión presentada. En el caso presentado, el buzón es usado en las clases de tercer ciclo de primaria, donde los chicos tienen más conciencia acerca de su entorno, y se les puede explicar con mayor detenimiento y detalle las diversas problemáticas.

26 thoughts on “Tutoría de padres: buzón de sugerencias

  1. Me parece una forma muy práctica y útil para que todos los alumnos den su opinión y así tocar temas transversales.
    Un abrazo

    • Cierto, en las clases prácticas se tocaban algunos puntos en los que los alumnos podían no estar muy cómodos.
      Besos especiales.

    • Sí, en cursos de niños más mayores ayuda mucho en cuestiones que les da vergüenza, o temor al “qué dirán”, como en temas afectivo-sexuales, en niños pequeños, ayuda a favorecer la convivencia.

  2. A mi los buzones de sugerencias siempre me parecen una buena idea, así que estoy totalmente favor, aunque imagino que siempre se corre el riesgo de algún mensaje mal educado. Un beso

    • Sí, alguno cae, pero como hay una revisión previa por parte del tutor, se puede eliminar. Pero también da pie a explicar este comportamiento a la clase 😉

  3. Yo tenía un buzón de estos cuando estaba en el colegio y me parecía una idea genial porque preguntábamos o denunciábamos cosas que en persona no nos atrevíamos de decir. Fue una experiencia muy interesante.
    Bss

  4. No me acordaba que de pequeña en mi colegio había un buzón de este tipo. Ahora en el de mis hijos, que yo sepa, no lo hay. Ellos designan un representante por clase y esos niños acuden ade manera conjunta, bajo la supervisión de un profesor del centro, a dialogar y a exponer sus dudas y peticiones. Pero aunque este método favorece también la comunicación entre profesor y alumno, creo que es más acertado el buzón de sugerencias porque es anónimo, mientras que en el otro caso al menos a mi hijo le da un poco de vergüenza siempre que tiene que hacer ese tipo de exposiciones.

    Un gran artículo Marta, gracias por darnos tu opinión. Besos grandes.

    • También es una opción, pero como bien dices no prima el anonimato, aunque si la colaboración de toda la clase, para poner los puntos concretos en una asamblea. Está bien por esa parte, pero quedan cosas en el tintero, de la timidez o el “qué dirán si pregunto esto”, que con el buzón de sugerencias se da salida.
      Muchas gracias por tu visita y comentario!

  5. Es una idea genial, si se utiliza correctamente es ideal para tratar temas de clase. Mi ultimo año de instituto me cambie de centro y lo teníamos en clase, pero no se utilizaba nada mas que para tonterías. Eramos adolescentes!!!! Pero bien utilizado es un recurso muy adecuado.

  6. Esto en mi colegio no existía. Yo era muy de quejarme abiertamente al profe, pero claro, entiendo que hubiese niños menos parlanchines o más tímidos que no fuesen capaces de dar el paso. Puede ser algo muy útil para solucionar problemas que de otra forma quedarían silenciados para siempre.

  7. Pues me ha encantado Marta! Además muchas veces puede ocurrir que diferentes niños tengan la misma duda y no ae atrevan a plantearla.

    Muy útil, educativo e incluso una oportunidad, eso sí, en ciclos en los que los niños sean más mayores, para abrir debate en la clase.

    Un besote!

  8. Es un método muy bueno y sano, en mi colegio, cuando yo llevaba trenzas, se hacía. Lo malo es que sí, siempre conoce tu letra y al final no es anónimo del todo por lo que ante quejas sobre profesores nadie se la jugaba. Pero sí sacabamos cosas buenas de éste sistema.

    • ¿¿cuando llevabas trenzas?? Me ha encantado esa expresión, jijiji, es cierto que los profes saben de quién es la letra, pero se pueden escribir en el ordenador :p

  9. Muy bueno. Aunque no termino de ver claro que alguien que tenga ciertas necesidades, esté en la última fila. Debería ser al revés y estar en la primera, o así lo veo yo…

    • Cierto, mis prácticas fueron hace unos cuantos años ya, pero también me chocó en su momento. Ahora no te puedo dar el motivo, no lo recuerdo.

    • Eso es. Al final, lo importante en la clase es que haya comunicación, se traten los posibles problemas, y este método vence la timidez o la vergüenza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *