Tutoría de padres: celos en niños

Os comentaba acerca de qué son las tutorías, y la primera que tuve como profesora en mi primer post de esta sección. Hoy os quiero hablar de los comportamientos en los niños, y cómo enfrentarse a los cambios.

En la clase de mi hija, hay un niño que siempre está castigado. En la clase de mi hija, utilizan la silla de pensar. No voy a indicar ahora la conveniencia o no de este método. Pero sí quiero hablar de la situación del niño, tanto dentro de la clase, como fuera de la misma.

Es un niño espabilado, un poco trasto, pero ¿qué niño no lo es con cuatro años? Ahora os contaré las cosas objetivas: es un niño que ha tenido un hermano hace poco. El padre es amoroso con el niño, pero no duda en reprocharle el comportamiento en el pasillo al ir a buscarlo, y la profesora tampoco se corta a la hora de contarle lo que ha hecho el niño en clase, en permanencia o en el comedor, delante de los demás padres. Aunque a su favor diré que en este último punto puede que no se de cuenta que si los padres hacemos una fila para recoger a los niños, es inevitable que oigamos lo que le dice a un padre que está delante de ti.

tutoria_de_padres¿En qué debemos fijarnos para “corregir” este comportamiento? ¿Qué debe hacer el tutor, y qué deben hacer los padres?

Los estilos educativos de los padres, así como el clima familiar son factores importantes a tener en cuenta. En aquellos hogares donde los padres adoptan un estilo abierto, comunicativo, de igualdad de trato (dentro de cada edad), de afecto compartido, sin establecer comparaciones entre hermanos y sabiendo destacar lo mejor de cada uno, es donde se pueden minimizar los riesgos de celos. En general, podemos afirmar que tanto un ambiente afectivo excesivo o mal entendido (tolerarle todo, ceder a sus demandas, hacerle creer que es el centro del universo, etc.) como lo opuesto (escasa afectividad, mal trato, poca interacción, abandono, etc.), pueden provocar desajustes que cursen con episodios de celos entre otras manifestaciones conductuales.

¿Cuáles son las estrategias a seguir en este caso?

Lo primero de todo, conocer cuál es el origen que ha llevado a todos estos comportamientos. Según mi hija, el niño no es malo, simplemente es algo más movido que el resto, no tiene unos límites definidos. A partir de definir el origen de todo, tanto el profesor como los padres deben seguir una estrategia común.

Retirarle un juguete durante un periodo de tiempo, explicarle el motivo del “enfado” del profesor, etc… Y no hacerle ver que el castigo en la silla de pensar es porque sea un niño malo, quitemos esas etiquetas. Cada vez que se usa esta técnica, el niño lo que aprende es que cuando él hace las cosas mal o incorrectas sus padres/profesor no le quieren. Con lo que a mayor tiempo que pase en la silla, su comportamiento será peor, porque es con lo se está identificando: que realmente es malo.

Como conclusión a este segundo post sobre tutorías, los padres debemos guiar al niño en su comportamiento, cuando creamos que no está haciendo lo que pensamos que es correcto. Si lo que deseamos es que nuestros hijos comprendan qué comportamiento es el adecuado, les debemos ayudar a corregir el comportamiento incorrecto proporcionándoles estrategias para serenarse hasta que puedan escucharnos y atendernos con claridad, y guiarlos después con nuestras preguntas reflexivas y ejemplos de cómo deberían haber actuado.

Sección inspirada de las Familias Felices del Monstruo Azul.

24 thoughts on “Tutoría de padres: celos en niños

  1. Una entrada estupenda Marta. Yo creo que hay que ser muy paciente y comprensivo con los celos… La silla de pensar no me gusta nada, porque creo que afianza etiquetas en los peques (soy malo luego me castigan)… y menos delante de los compañeros!!! Yo, como madre, me opondría a que se emplease… en vez de silla de pensar que tal el ‘rato de la paz’ despues de clase? De todas formas, que un niño sea mas ‘ movido’ en una fase no me parece extraño: expresa lo que vive y como se siente…

    Besos!

    • Buenos días,
      Ayer tuve un día muy liado, y no pude contestar los comentarios. Yo también soy contraria al uso de la “silla de pensar”, y más en un espacio común como la clase, ya que como bien recalcas, eso ayuda a ser etiquetado por los otros niños.
      El rato de la paz es una gran idea, pero creo que para que funcione, debería ser un rato para todos los niños de la clase!
      Besos especiales!

  2. Ufff, qué suerte he tenido con el tema de los celos xq alfonso lo asumió y se tomó muy bien la llegada de su hermano. También creo q al ser pequeño no era tan consciente…En fin, está claro q en esos casos, los castigos no son la mejor opción

    • Buenos días,
      Cierto, los castigos no son la solución, es mejor reforzar la conducta buena que se tenga antes del momento “excitado”, y hacerle entender, en este caso, de los celos, que sigue siendo el mismo niño al que se le quiere. Vamos, comunicación y entendimiento.
      Besos especiales!

  3. Me ha encantado, en realidad me encanta esta sección nueva! no me la pierdo 😉
    Ahora que pensamos en darle un hermanito/a a Enrique hay que empezar a plantearse estas cosas…GRACIAS! :)))
    Besazooos!

    • Muchas gracias a ti, Luci!!
      También hay que tener en cuenta las edades de los niños, los celos no se verán tanto en niños mayores, o que tengan una buena base comunicativa en la familia. Como todo, hay que usar el sentido común, y reforzar las buenas conductas, y parar las malas.
      Besos especiales!

  4. Marta, estoy muy contenta de haber encontrado tu blog siempre leo algo que me pone a pensar sobres temas que me interesan mucho, aunque estén todavía un poco lejos en el tiempo para nuestra familia. Saludos desde Budapest

  5. Precisamente ayer mi profesora, que también es maestra de infantil, nos comentaba lo equivocado de la silla de pensar, porque pensar es ‘bueno’. Creo que con tu post has dado en el clavo, quizá el niño está confundido y todavía no se ha adaptado al bebé.

    • No sé exactamente el motivo de este niño en concreto porque poco he hablado con los padres, pero si es cierto que tenemos que enseñarles las estrategias para cambiar su estado ansioso, y entender los motivos.
      Besos especiales!

  6. Yo conozco algún caso de niño modelo que por los celos a la llegada del hermanito ha sido “demonizado” por todo su entorno familiar y que ya tiene asumido ese rol de niño malo al que todos rehuyen o castigan y de ahí no hay quien lo saque.

    • Fatal, eso es fatal para el niño, para los padres, para el día a día… No podemos ponerles ninguna etiqueta a los niños, porque realmente se creen q que son malos cuando puede que sean más movidos, o estén movidos por la curiosidad de ver al hermanito.
      Besos especiales!

  7. La estrategia que explicas al final del post creo que es extensiva a todo. Me ha venido a la cabeza por ejemplo el tema rabietas.

    Al final te has mojado con el tema de la silla de pensar 😉 Creo que actuando así, sólo podemos empeorar la conducta de los niños… No les ayudamos nada así.

    ¡Me encanta esta sección Marta!

    ¡Un besote!

    • Buenos días, alter ego!
      Sí, veo que tu caballo de batalla son las rabietas, ya hablaré sobre ello, jajaja, y me darás tu particular visión y experiencia!!
      Sobre la silla de pensar, si, soy contraria a su uso en espacios públicos. Y en casa, sólo la he usado dos veces, durante dos minutos. No he conseguido que se tranquilizara, no he conseguido que hable, no he conseguido nada. Su frustración ha aumentado, y mi enfado también. Con lo que queda claro que prefiero los abrazos, tranquilizarlas con el cuerpo a cuerpo, y hablar las cosas una vez estén tranquilas.
      Besos especiales!

  8. Muy buen post!! yo muchas veces me veo en situaciones en las que no sé como actuar la bichito, siempre intento que tenga claro que cuando me enfado es con lo que ha hecho y no con ella. Pero en este post hay muchas claves para saber como actuar ante ellos. Muchas gracias

  9. La silla de pensar no me encanta y menos en espacios donde eres “señalado” tienes a toda una clase viendo que te has comportado mal y creo que esto solo fomenta las criticas y las etiquetas. Hay que hacer una valoración de los factores externos de cada uno y porque está actuando de esa manera el niño, mejor canalizar y enfocar su energía de otra manera. Felicidades por tu post como siempre muy bueno!

  10. Seguir la misma línea en el cole y en casa es fundamental.

    Por cierto, siempre se nos olvida que, además, es importantísimo el refuerzo cuando hace algo bien (aunque eso que está ‘bien’ se considere corriente para otros niños). ¡Es lo que mejor funciona! Y no me refiero a darle algo, sino a alabarle y “jalearle” como yo digo 🙂

  11. Fantástico post, no había pensado en ese enfoque del colegio. En el cole de mis hijos, cuando alguno hace alguna “trastada” le llevan al despacho del director un rato…
    De momento los mios no han ido, pero no se si es lo más recomendable la verdad..
    Gracias por tu aportación!!!
    Un beso!

  12. El enfoque de los celos desde el cole no lo había pensado. Pero estoy de acuerdo que en caso de problemas que se reflejen en el cole, padres y profesores opten por un frente común. La silla de pensar no es la solución sino , como bien dices, buscar la raíz del problema. El afecto y sobretodo la comprensión y la empatía son la mejor arma que tenemos los adultos ante aquellos problemas que los peques no saben verbalizar. Feliz semana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *