Tutoría de padres: educación sexual

Recuerdo que en mi colegio no había clase de educación sexual, y un día vino un equipo a explicarnos y a preguntarnos qué sabíamos. Recuerdo vagamente que formamos dos equipos, los chicos y las chicas, y que teníamos que hacer un listado de preguntas para el otro equipo. Claro está, había que contestar las preguntas del otro equipo.

Creo que poco aprendimos, pero las risas todavía las recuerdo, e incluso alguna de las preguntas “comprometidas”, que dijimos de exagerar. Eramos unos niños, apenas 10 años, y toda aquella información, en muchos de nosotros era una especie de tabú.

La educación sexual se inicia desde que nacemos a partir de los valores y pautas culturales y de conducta que nos transmiten en nuestra familia y en todos los ámbitos de socialización primaria. Luego esta educación sexual se amplía a la que recibimos en la escuela (educación sexual formal) y a la que incorporamos a través de los medios de comunicación, la web, la publicidad, etc…

tutoria_de_padresEntre los intereses de las niños y de los niños en edades de 6 a 9 años, ocupa un lugar privilegiado el conocimiento de su cuertpo, así como las diferencias con el otro sexo y con las personas adultas.

Como padres y educadores, es importante dar respuesta a esta curiosidad, en un clima de naturalidad, de diálogo y de participación, evitando entrar en palabras soeces o que impliquen una connotación peyorativa hacia determinadas partes del cuerpo.

Hay una pregunta que suele estar presente en la cabeza de muchas personas ¿Tenemos que esperar a que nos pregunten y muestren curiosidad por la sexualidad, o es mejor hablar de lela antes de que manifiesten interés por la misma?

Pues… HAbrá momentos para proponer y otros para responder preguntas. Si evitamos entrar en detalle, nos notan con dudas o recelosos a hablar, les daremos pie para que no nos pregunten a nosotros,  y busquen la información fuera de nuestro círculo, pudiendo caer en vicios. Si les contamos nuestros temores, o nuestras dudas, creamos un clima de confianza y una apertura a que pregunten sus inquietudes.

Recuerdo una vez, que viendo algo en la tele, pregunté a mi madre que era una lesbiana. Mi madre se puso de todos los colores, no sabía como salir de esa situación, y me preguntó que donde había escuchado esa palabra. No aprendí en ese momento el significado, mis padres eran mucho de si algo no sabes, coge el diccionario.

De momento, en casa no hemos tenido preguntas comprometidas, en las que tengamos que pensar mucho cómo explicar, pero si tengo claro, que el día que pregunten, saciaran su curiosidad tal y como es, adecuando el vocabulario a ellas.

Una cosa que me gustó al buscar información y actividades sobre este tema fue encontrar que la sexualidad es la forma en la que cada cual expresa, comunica, siente, intima, da y recibe placer con la palabra y los cinco sentidos de su cuerpo.

La sexualidad no es algo que tenemos, sino algo que somos.

En la web de Educación en valores, tienen diversos materiales didácticos que va dirigida, dependiendo de la edad del alumnado, de 6-9 y de 10-12, a estos alumnos. Recordad,

El conocimiento sexual nos ayuda a crecer como personas.

24 thoughts on “Tutoría de padres: educación sexual

  1. Interesante post, estoy contigo en que si no les hablamos nosotros con naturalidad buscarán información fuera y eso puede resultar peligroso.

    En mi cole la educación sexual era un día, y cuando nos hablaban de la regla los chicos se tenían que salir del aula!!! Increíble!

    • La educación sexual, al menos hasta donde conozco, siempre ha sido un tabú en los colegios. Ahora imagino que ya van ampliando “miras” y tratan de explicarla un poco.

  2. Lo cierto es que yo también viví la sexualidad en mi casa como un tabú y como algo que tenía que evitar para que los niños no me tomaran por “facilona” (dicho así tal cual)
    Tengo claro que no quiero eso para mi hijo porque yo eché mucho de menos el poder hablar tranquilamente sin tapujos con mis padres, hubiera evitado que mucha gente se riera de mí por no saber ciertas cosas…en fin.
    He aprendido de eso y espero estar a la altura como madre 🙂
    Gran entrada guapa, como siempre, me encantan estas Tutorías de padres!
    Un besazo!!!

    • Me pasó similar. Creo que antes los padres estaban menos volcados en enseñar según qué tipos de cosas. Nos sobreprotegían.
      Mil gracias por tu comentario.

  3. Un post genial Marta y muy muy importante!!! Creo que no hay que esperar a que pregunten o se interesen por el tema, creo que tienen que crecer con ello, hablando sin tabues, por supuesto adaptado a la edad.

    En mi cole no habñia educación sexual, yo me enteré por ahí, en la calle, menos mal que no fue del todo mal!!!

    Besossssssss

  4. Pues mira, cuando yo era pequeña, la verdad es que no era de preguntar mucho, básicamente porque en el cole me enteraba de todo, así que, no sé, no sentía esa necesidad de hablarlo con mi madre, porque con mi padre hubiese sido el fin del mundo jajajajaja

    Mi madre siempre ha sido más abierta a hablar de todo, y a dar información, pero claro, si tiene delante a una hija que pasa de preguntar, pues ella no explica, simple jajaja

    Y en eso MM se parece mucho a mí, ella pregunta pero poco, aunque siempre tiene una respuesta por mi parte sencilla, sincera y adaptada a su edad.

    Besacos!

  5. Interesante y complicado, la verdad es que mis padres me lo explicaron sin que yo preguntara y fue de lo más natural, me pusieron ejemplos y nunca tuve problemas para hablar de ello gracias a la naturalidad con que lo trataron.

  6. Yo creo que hay que ser muy natural y dejar de lado los tabús. Yo prefiero que mi hija tenga confianza conmigo y podamos hablar sobre cualquier tema a que busque información errónea. La naturalidad y la sencillez son la mejor herramienta.

    Una entrada genial Marta!
    Besotes!

  7. Me parece muy interesante el post. Yo recuerdo que mis padres cuando les hacía ese tipo de preguntas se miraban y como queno sabían que contestarme, les daba pudor.
    Al final acabas enterándote por ahí, en el colegio y es pero. Pero ahora los tiempos han cambiado, yo con mis hijos el día que me pregunten se lo explicaré como tu dices, de la manera más natural posible. Los tabús no hacen bien.
    Un besito

  8. Pues coincido plenamente en lo que dices… si dudamos o nos ven incómodos les damos pie a buscar otra fuente de información y eso, desde mi punto de vista, es contraproducente. Me voy a revisar las páginas de las que hablas para tener algo preparado para cuando las preguntas sean más directas porque, hasta ahora, lo más complicado que tuve que afrontar fue un “Mama, eso del sexo es lo de quererse y hacer niños?”… la cosa es que lo preguntó antes de entrar a clase de natación, con el vestuario lleno de madres y niños.
    Muchas gracias por participar con este post tan clarito. Es un placer que nos ayudes con todos los temas que vamos proponiendo. Muchos besos!!!!

  9. exacto, se trata de hablar con naturalidad llegado el momento. Quizás no hace falta empezar a hablar de ello si no sienten curiosidad, pero cuando el tema surja, se habla y está. En mi casa y en mi colegio no se hablaba del asunto, aún así, creo que el ejemplo es importante, de ahí que nunca tuviese ningún problema en mi vida sexual ni conductas de riesgo!

  10. Supongo que a mí me queda todavía mucho para tratar estos temas con mis hijos, pero es algo que realmente me preocupa saber llevar. Espero saber hacerlo.
    Tu anécdota de las lesbianas me ha recordado a una con mi madre ¿recuerdas el anuncio de los preservativos de “SI DA – NO DA”, mi madre me dijo que cada vez que lo pusiesen por la tele, pasase por delante de ella para que mi hermana no lo vieses y no preguntase por él, jijiji.

  11. Me parece fundamental que se hable en casa del tema, hay padres que no se atreven pero es que es tan importante. Aquí en los colegios apenas tocan el tema, y me parece de lo mas peligroso que no se les explique todo bien. Un abrazo

  12. Hace tiempo leí un artículo que dejaba muy clara la pregunta de “¿se lo cuento yo o espero a que me pregunte?”. No debemos de menospreciar una cosa… y es que nos empeñamos en decir que con los niños hay que tratar el tema con naturalidad, cuando los adultos somos los que hacemos que ese tema no sea algo natural. Para un niño, lo mismo es hablar de los sentimientos de diversión como de los deseos, del sistema reproductor, que el digestivo. Jamás se nos ocurriría decir “a un niño hay que explicarle cómo funciona la circulación sanguínea con naturalidad”. Intentamos convencernos a nosotros mismos de que eso es natural y normal!
    Imagina que un niño te pregunta qué son las estrellas. Puede que le expliques que son trocitos de polvo que están en el cielo lejísimos y brillan o que te pongas a explicarle a fondo las constelaciones, los tipos de estrellas, que lo adereces con información sobre agujeros negros, teoría de cuerdas y relatividad. ¿De verdad le interesa todo eso? a veces pecamos de exceso, para quitarnos el marrón de encima de una sola vez y sólo logramos que piensen “menudo tostón me ha colado esta mujer!! ya no vuelvo a preguntar sobre este tema!”. Hay que responder sus dudas según vayan surgiendo, acorde a su interés y su edad. Lo que es muy importante es que cada explicación, por sencilla que sea, la finalicemos con un “¿lo has comprendido? ¿te surge alguna otra duda sobre esto?”, porque aunque no quiera preguntar más, le haremos recapacitar sobre ello y más adelante, surgirán más dudas que sabrá que nos puede consultar 🙂

  13. un tema que últimamente está muy presente en nuestra casa y es que la clase de mi hijo mayor está muy inmersa en todo ello y los besos, novietes y novietas, los cariños y las preguntas están floreciendo mucho. Nosotros las contestamos con naturalidad y palabras que puedan entender con su edad… creo que lo mejor es la sinceridad pero bueno… hasta ahora las preguntas son sencillitas ya veremos más adelante 😉

  14. Al leerte me he dicho algo……. Yo prefiero no esperar…..por lo menos con gabi……yo ya he pasado por esto con la mayor…..pero nada que ver ahora….. Porque Gabi es la leche….sí que prefiero no dejarlo al,azar y prepararme.

    Así que tu post me sirve de gran ayuda

    Un besote

  15. Me ha gustado mucho la definición que has encontrado, pensar en la sexualidad así parece que hace más fácil plantearse hablar con ellos del tema. A mí, como a muchos, se me hace difícil.

    Besos

  16. En mi caso la educación sexual en casa fue muybwscasa, mucho tabu y nada de información, y en el cole lo recuerdo vagamente, a mi me encantaría que mi bichito tuviera toda la confianza del mundo en preguntarme todo lo que quisiera. Esperemos s que sea así.

    • Sí, confianza a la hora de preguntar cualquier cosa. Hay veces que me atemorizo pensando en que no pueda tener la suficiente confianza con mis hijas para explicarles, contarles…

  17. Hola Marta!
    pues me gusta mucho cómo has cerrado el post.
    Y además me has hecho pensar en una cosa. Yo soy de contestar preguntas, sin mucho problema y adecuándome a lo que sé/creo que saben… Para mí, frente a la disyuntiva “contestar preguntas o plantear el tema en frío”, estaba claro siempre que lo correcto es despejar dudas cuando estas aparecen (que es cuando a mi entender están más receptivos) pero tú resuelves esta disyuntiva de una forma muy razonable. “Unas veces lo uno, otras lo otro” parecerá una tontería pero me has hecho pensar en que tampoco tiene por qué ser mala idea abordar el tema en un momento dado, sin más. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *