Tutoría de padres: ¡Escucha a tus hijos!

Cuando eres madre, te dan consejos, te animan con palabras, a veces huecas, que no tienes en cuenta en el momento, o tal vez sí. Cuando tus hijos comienzan la guardería, y el colegio, se te plantean miles de dudas. ¿Será un buen lugar? ¿No serán muchas horas? ¿Aprenderá valores? Intentamos descargar nuestra responsabilidad en otras personas, en la pareja, en el maestro, en los abuelos… Pero ¿realmente es ese el camino a seguir?

Muchas veces nos encontramos con el difícil momento de querer hablar con ellos de algún tema, y no saber cómo abordarlo. Me remito a temas de adolescentes, por ejemplo. Por ello es importante que desde pequeños aprendamos a escuchar a nuestros hijos.

Ellos, desde bien pequeños, son pequeños aprendices del mundo y de la vida. Nos hacen preguntas porque tienen curiosidad, parece que todo lo quieren aprender, que todo lo quieren saber. Es por ello que debemos ahondar en tener una buena comunicación con nuestros hijos, que sepan que pueden ser escuchados, que podemos ponernos en su lugar y ser comprendidos, que no vamos a coartar sus sentimientos, sino que, al revés, vamos a respetar sus pensamientos y decisiones.

Es importante aprender a escucharles desde edades tempranas. Intentando no callarlos o completando sus frases. Porque de este modo aprenderán una manera adecuada para compartir sus pensamientos y sentimientos y a su vez aprenderán a escuchar y oír lo que tratamos de enseñarles.

tutoria_de_padres

Leí el otro día, a Harding diciendo que

las preguntas de los niños a menudo revelan sus aspiraciones, esperanzas, sueños y deseos. Los adultos que son capaces de tomarse el tiempo para realmente “escuchar” lo que los niños pequeños tienen que decir y escuchar las preguntas que hacen, son testigos de la increíble visión, sabiduría y humor que tienen los niños.

¿Cómo hacemos para mejorar la comunicación con nuestros hijos? Debemos tener en cuenta distintos aspectos para que la comunicación se dé de forma apropiada y entender que es muy importante que mi hijo se sienta escuchado.

Debemos recordar a nuestro hijo que estamos ahí, en todo momento, para cuando nos necesite. Creo que debemos dejarles la libertad suficiente, cuando ya comienzan a ser un poco más autónomos, de que ellos nos busquen para contarnos las cosas. Sí, casi todos pensamos que esto ya lo hacemos, o creemos que el niño lo sabe sin necesidad de repetírselo, pero no siempre es así y es vital recordárselo con frases sencillas. Y cuando ellos vienen a nosotros, no recriminarles su actuación o regañarlos por algún error que hayan podido cometer. Por ejemplo, por haber derramado el vaso de leche.

Si quiero fomentar una buena comunicación con mi hijo, deberemos buscar un buen momento para hablar con él. Intentemos guardar cada día un instante para charlar individualmente con él, que sepa que vas a poder prestarle toda tu atención, aunque sólo sean 5 minutos  antes de irse a dormir. Y digo individualmente, porque cada niño es un mundo, y cada niño necesita su tiempo y su espacio con sus padres. El Sr. Especial tiene un momento por las noches, si llega antes de que estén acostadas, para parlar con las Genovevas.

Una cosa que considero extremadamente importante es no interrumpirlos. Antes ya lo he mencionado, con ello me refiero a que puede que, mientras estés ocupado preparando la cena, o ayudando a recoger el cuarto de jugar, te aborde diciéndote algo que le ha pasado en el colegio. No trates de callarlo, te esta pidiendo atención, y tal vez no ha encontrado un mejor momento. Mirémoslo, apoyemos su manera de contar las cosas, sus preocupaciones o sus alegrías. Es otorgarle la confianza que queremos que vean desde un principio.

Y ¿qué pasa, si en ese momento, no puedo atenderle? Basta con decirle que en ese momento estás ocupado, que no vas a poder prestarle toda la atención que necesita, y que tiene que esperar un poquito para poder escucharle plenamente.

Es importante que no nos distraigamos mientras habla, escuchar no significa oír, no le interrumpamos,

¡Simplemente hay que escuchar!

31 thoughts on “Tutoría de padres: ¡Escucha a tus hijos!

    • Bueno, algunas veces vamos con la prisa pegada al cuerpo, y apenas nos paramos a pensar en que realmente es importante para ellos, sentirse escuchados y comprendidos. Sabiendo que se falla en este punto, basta con ponerse las pilas, por ellos, y por ti 😉

      Besos especiales!

  1. Me parece fundamental escuchar y nosotros lo hacemos siempre. Hablar y escuchar nos ha ayudado muchísimo con la peque. Una amiga que es psicóloga y terapeuta infantil me recomendó para quitarle el pecho a Akane con 13 meses que lo hablara con ella y escuchara lo que ella opinaba al respecto. Li hicimos así algo incrédulos y alucinamos con la respuesta de Akane: entendía mis razones y estaba de acuerdo en que era mayor y ya íbamos a empezar una nueva etapa.
    Desde ese día aprendimos lo importante de hablar y escuchar siempre.

    Besotes!

    • Buenos días!

      Nos empeñamos en tratarlos como bebés (hablo en general), y ellos entienden más de lo que creemos. Si nos pusieramos a escuchar más, a ver como se expresan, qué quieren o qué necesitan, muchos problemas nos ahorraríamos.
      Me parece fundamental el escuchar a los niños, y ya ni te cuento, si se trata de nuestros propios hijos.

      Besos especiales!

  2. Cierto, el dia a dia nos absorbe tanto y cin varios hijos hay momentos en a estamos tan desbordados, q no nos paramos a escuchar lo q nos cuentan. Es interesante eso de reservar 5 min a cada uno individualmente!!!

    • Sí, además individualmente, me parece que eso les ayuda a su propia personalidad cuando son hermanos. Que siempre están juntos, y parece que los padres sólo los vemos como una unidad, cuando son dos o tres niños distintos, con distintos gustos y distintas maneras de comprender las cosas.

      besos especiales.

  3. Es que es importantísimo escucharles. La de cosas que he descubierto parándome a escuchar sus historias… No se me olvidará hace dos años la obsesión que tuvo mi hijo con la muerte y que no nos muriéramos. Casi siempre salía el tema y al final, escuchándole y hablando los dos descubrimos que había fallecido el padre de uno de sus compañeros y no nos habíamos enterado… Pudimos ayudarle a superar el miedo a perdernos y mejorar nuestra comunicación…
    Qué importante es este punto… y que nos lo recuerdes viene de perlas porque a veces nos olvidamos de lo más primordial en la educación de nuestros hijos… gracias guapísima 😉

    • Sí, es un tema fundamental, debemos escuchar a nuestros hijos,sólo así podemos aprender qué les ocurre, qué temores tienen, y qué deseos, ilusiones, etc…
      Y también es verdad que muchas veces nos “olvidamos” de escucharles, o no tenemos tiempo, o cualquier otra excusa.
      Besos especiales.

    • Cuando se trata de nuestros hijos, estoy segura que intentamos hacer lo mejor posible. Y escuchar es un pilar clave en la educación.

  4. Lo que comentas de “hacer esperar” … yo muy pocas veces le digo que espere la verdad, e intento pasar días sin decírselo ninguna vez. A ver, hay situaciones en las que no queda otra, pero creo que no podemos acomodarnos en esa frase simplemente porque sea un niño o alguien piense que lo que hace el adulto es más importante. Para el niño lo que está haciendo o quiere enseñarte es tan importante como puede serlo para nosotros cualquier otra cosa que estemos haciendo, y hacérselo ver y valorarlo creo que es fundamental para que desarrolle su autoestima. Un besito

    • Lo de esperar lo digo en momentos puntuales, estamos en una conversación entre mayores, o en el teléfono, además de escuchar, creo que también deben aprender a saber cuando decir las cosas, o a tener un poco de paciencia, claro está, diciéndoles que en ese momento no puedes atenderle como te gustaría, no dejándole la palabra en la boca.
      Pero es mi opinión :p, cuando son cosas importantes, y sobre todo cuando son pequeños, por supuesto que comparto tu idea de valorar lo que tiene que decir o enseñar una cosa que haya hecho.

    • Creo que es fundamental para los niños es sentirse escuchados, es ahondar en la confianza que les damos, y que aprenden que estamos en cualquier momento, que ellos nos puedan necesitar.
      Besos especiales!

  5. Gracias a mi marido, he aprendido a escuchar más y practicarlo con los peques hace que ellos también aprendan a hacerlo; tanto con nosotros como con todas las personas con las que tienen relación.
    Me ha encantado la tutoría, tengo que venir más a menudo.
    Un besazo.

  6. Me encanta hablar con Leo! Escucharle que me diga mil veces el nombre de sus amigos, que pregunte por mis amigas… Y procuro dejar siempre lo que estoy haciendo cuando él quiere contarme algo.

    Estoy deseando que hable también Gonzalo aunque me volverán loca entre los dos :-).
    Me parece muy importante crear ese clima de confianza en el que pueden contar las cosas sin miedo, sin vergüenza…

    • Jajajaj, buenos días! Ya verás, ya, cuando ambos te hablen a la vez, y quieran contarte sus cosas del colegio. Es genial, pero también te vuelven loca.
      Ese clima de confianza es vital 🙂

  7. … joder…. y yo que estaba animada hoy… va y tú desde tu áfrica me hundes en la míseria (jajajaj) Y es que la cago cada día en este aspecto con Gabi.. no hay más…. no se hacerlo bien… y me lo propongo eh?… pero es que me puede… La escucho poco…. o lo que es mejor decir… nos comunicamos poco ella y yo…. ella lo intenta y se esmera cada día…pero yo no le presto la atención que se merece…. (joder como me cuesta decir esto eh?)….ya sea por falta de tiempo, porque voy de culo o lo que sea… pero no le presto la atención que ella me reclama….

    objetivo para el 2015… aprender a escucharla… lo juro…. juroquejamás…ñ

    besos

    • Ay, amiga mía, que hay días que parece que todo se nos atraviesa, y que no estamos para nadie, ni siquiera para nuestras hijas, pero que, son tan buenas, que lo intentan, y cuando les pides perdón por no haber podido atenderlas, te perdonan.
      Pero sí, hay que hacer un esfuerzo por escucharlas.
      Besos especiales!

  8. Mañana me la vuelvo a leer porque tiene mucho que meditar… Pero ya te comento que lo de ‘no terminarles las frases’ me ha encantado, porque es muy cierto, porque las prisas y las obligaciones no siempre nos dejan escucharles como merecen… ser y estar, de verdad.

    • Oh, sí. Eso de terminarles las frases no me gusta nada, porque puede que te quieran decir algo distinto a lo que uno piensa. Y sí, alguna vez que lo he hecho, mi hija me ha dicho que no, que eso no era.

  9. Es cierto todas las premisas que das. Tenemos que ser todo oído para ellos para poder ayudarles mejor . Si las prisas del día no nos dejan establecer un momento ,un ratito en el que coincida con ellos para hablar. Yo en su momento decidí que después de cenar ,lo dejo todo. Me da igual que el fregadero parezca la torre de Pisa ,ese momento me acuesto con los niños a charlar ,ver una serie , que me cuenten alguna cosa ,lo que sea. Que los platos ya se lavaran otro día . También el fin de semana hay que hacer un desayuno juntos o algo especial ¡Como tu blog!,jaja.

    • Me apunto eso de que después de cenar, lo dejas todo. Yo paso todas las tardes con ellas, y salvo en momentos puntuales que necesito tiempo para mí, solemos estar juntas, hablamos, jugamos, hacemos tarea… Es un momento de tres, nuestro momento de tres.

  10. Pingback: Tutoría de padres: respeto - Diario de Algo Especial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *