Tutoría de padres: rabietas ¿qué son y cómo controlarlas?

Los berrinches o rabietas infantiles rabietas infantiles hacen mención a los sentimientos que muchos niños tienen de frustración por no poder obtener aquello que desean y su manera de expresarlo es mediante el enfado y la rabia.

Suelen comenzar a los dos años de edad, cuando los niños están haciendo avances en su autonomía y no les gusta oir un NO ante sus deseos y/o peticiones.
¿Tu mejor defensa? Como le dije a Ainara (piezecitos), evitar en la medida de lo posible aquellas situaciones que provoquen una rabieta.

De acuerdo con los expertos, (pediatras, psicólogos, maestros) estos comportamientos descontrolados surgen por la dificultad de los niños de expresar sus emociones debido a que se encuentran en una etapa de exploración y conocimiento de su yo y de su entorno.

Estoy segura que todos habéis vivido una situación de rabieta en un momento de cansancio o hambre de vuestros hijos. Incluso nosotros, ya adultos, hay veces que nos sentimos tan cansados que, si no supiéramos que se trata de una emoción, también tendríamos un berrinche. Por ello, es tan importante que sepamos ayudar a nuestros hijos a canalizar sus emociones, y sus rabietas, en un marco, siempre, de respeto por lo que siente en ese momento.
tutoria_de_padres

Buscando información para poder contestar las preguntas más específicas de Ainara, además de lo que hacemos en casa, me he encontrado con que las situaciones que provocan rabietas han sido divididas por una escritora de libros para padres, Solter, en tres. A saber:

  • cuando el niño tiene necesidades de tipo físico (hambre, sed, sueño) y no podemos darle respuesta.
  • cuando el niño tiene una información equivocada o insuficiente de la situación en la que nos encontramos.
  • cuando el niño necesita descargar tensiones presentes o pasadas.

Todas estas rabietas pueden ser fácilmente evitables, si está cansado, no lo llevamos a dar una vuelta, si está enfadado, tratamos de dar salida a esa emoción, y conseguir que piense en otra cosa…

¿Qué debemos hacer si no conseguimos evitar la rabieta?

Lo principal es tener calma. No vamos a ayudar a nuestro hijo si nos ponemos a gritar, perdemos los nervios, o pasamos de él. Debemos intentar comprender el motivo por el que el niño se enrabieta, y tratar de ayudarlo. Y con calma es más fácil.

Si actuamos con respeto, el niño lo entenderá, quizás no al principio, pero irá viendo que si lo calmamos, y le vamos diciendo que solamente cuando esté tranquilo, hablaremos con él, e intentaremos llegar a un acuerdo, porque con sus lloros no lo entendemos, o con los gritos no lo escuchamos correctamente. Tratará de hacerse entender.

Una cosa que me funciona con las Genovevas es hablarles con suavidad y abrazarlas. Lo primero ayuda a tranquilizarlas, y lo segundo ayuda a verse protegidas, a sentirse con ganas de expresarse. Cuando son mayores, mirarles a los ojos, y que ellos sientan que son escuchados es fundamental. Cuando tienen cinco años, con el trabajo previo del conocimiento de las emociones, los niños pueden saber qué les pasa, o por lo menos saber que están en un estado que no les gusta, y por eso, sentirse escuchados y comprendidos ayuda mucho a su autonomía emocional.

Uno de los miedos de las madres y de los padres es que si los niños montan un espectáculo en público, los demás se queden mirando, y el niño pueda ejercer esa presión a su favor. No hay que caer en ese “chantaje”. No por montar el espectáculo, vas a conseguir lo que quieres. Es importante que sientan que la autoridad la seguís teniendo. Que por mucho pataleo porque ahora quiere ir al parque, o ahora quiere galletas, no hay que dejar que se salga con la suya.

Tened en cuenta, que las rabietas de un hijo, sólo incumben a sus propios padres, no conocen aún la vergüenza, así que tratad a vuestro hijo con calma, paciencia y mucho amor.

Un ejemplo: la petite (3 años) quiere galletas. Ahora. Ya. Y no tengo. Puede enfadarse, o llorar hasta que lleguemos a casa y pueda coger las galletas. O puede esperar contenta hasta llegar a casa diciéndole que nos cuente que tal ha ido el día, con quién o a qué ha jugado en el patio… Con niños pequeños, entre 2 y 4 años, cambiarles el asunto suele funcionar. Cambiemos el deseo por la comunicación.

Para ayudar a encaminar la frustración de los sentimientos de los niños, recomiendo actividades emocionales, como jugar a poner caras y expresar el sentimiento: cara sonriente, estoy feliz. Cara llorando, estoy triste… Mirarse en el espejo, o entre madre/padre e hijo. O juegos con plastilina, ceras, lápices, etc, de pintar las emociones, de modelar las expresiones…

27 thoughts on “Tutoría de padres: rabietas ¿qué son y cómo controlarlas?

  1. Me ha encantado este post!!! UBMF no es un niño de tener muchas rabietas, al menos hasta ahora, pero cuando ha surgido alguna vez, lo que me suele funcionar es cambiar la dirección de su atención y también hablarle y explicarle depende del caso. Lo que no me parece bien, lo digo por una escena enla que estuve presente hace unos días, es no hacerle caso, ignorarles…

    • Eso de ignorarles está bastante en boga últimamente. Ya lo he visto en algunas ocasiones, o meterlos en un cuarto hasta que se calmen. Que son niños pequeños, ¡¡no adultos!! Cambiar su atención en los más pequeños, suele costar un poco, porque es lo único que tienen en mente, no ven más allá. Pero es unas de las opciones más buenas.

  2. Genial post, muy interesante.

    Mi niña ha tenido poquísimas rabietas, pero lo que mejor funcionaba era hablarla con calma, abrazarle…enseguida se calmaba.

    Es verdad que lo de ignorarlos está fatal, pero hay niños que lo “piden” así, prefieren que les dejen solos ante la rabieta, aunque lo de encerrarlos me parece muy feo 🙁

    • Muchas gracias, Maca. Imagino que cada madre y cada padre tiene su truquillo, cosas que nos pueden funcionar a nosotras, puede no funcionar a otras familias. Por eso mismo que tú dices, que hay niños con distinto caracter que necesitan estar “solos”, para poder calmarse.

      Besos especiales, y gracias por tu aportación!

  3. Estoy empezando mucho a mirar este tema porque la peque acaba de cumplir los 2 años y le tengo mucho miedo a no saber gestionar sus necesidades… En realidad de momento hemos tenido un episodio solo, y fue muy extraño, porque no había un motivo claro, nos pilló fuera de casa en una salida de fin de semana y creo que fue más las emociones del viaje, el cansancio y estar en una casa nueva con gente diferente que la “saturaron” y tenía que sacarlo de alguna manera… Por lo demás creo que es fundamental que la persona que está con la criatura no se enfade, y es que es verdad, se ven un motón de padres que a la que el niño o la niña se enfada, ellos gritan más o le niegan el sentimiento de alguna manera y esas cosas desencadenan en empeorar al situación… Muy buenos consejos, ya veré a ver como van estos dos años, que creo que serán muy interensantes 🙂

    • ¡Hola Annabel!
      No te preocupes mucho por lo que llaman los “terribles dos”, al final, no son tan terribles, y menos si hay una base asentada de cariño y comprensión. Si sabemos que los niños pequeños, al estar cansados, hambrientos, etc… no conocen aún muy bien como expresarlo verbalmente, su única manera es con lloros o gritos. La actitud de los padres a la hora de ese episodio es vital para tranquilizarlos y hacerles entender que están cansados, y que por eso no se sienten bien.
      Besos especiales.

  4. SrtaDíaz tiene rabietas por hambre y sueño ¡menudo carácter! A menudo no me deja tiempo a ponerle el pijama, y lo íbamos solucionando anticipándonos al momento, pero con el cambio de hora… estamos locos, locos.

    • Jajajaj, a ti no te pasa, que cuando tienes sueño, estás cansada o con hambre, te enfadas con más facilidad? Pues los niños igual, con la excepción de que ellos no saben como expresarlo verbalmente.

  5. Muy interesante, sobre todo muy importante mantener la calma. Que tengo unos sobrinos de traca pero poco le ayudan los padres que se ponen peor que ellos. Se gritan, se ponen rojos de los nervios… les pasaré tus apuntes 🙂

    • Hola cachorra 😉
      Sí, sí, mantener la calma es muy importante, si sumamos su frustración o emociones negativas a nuestros gritos, se puede convertir en una batalla campal, y no llegar a ningún resultado bueno.
      Besos especiales.

  6. Necesitaba esto como agua de mayo!!! Pero que super post!! MIL GRACIAS DE CORAZÓN!!!
    Empezaba a estar un mar de dudas porque muchas conocidas mamas me decían que la debía dejar llorar… que sino se vuelven caprichosos y luego no hay quien les pueda corregir. Pero ya sabía yo que debía haver alguna otra manera que no fuera ignorando las necesidades de la piccola 😉
    La verdad que me gusta tu forma de reaccionar y de comportarte con las Genovesas.
    Es difícil guardar la calma, sobretodo porque para mi tampoco es fácil entender su fustración ni descifrar lo que le pasa… aun no sabe hablar y como bien dices, tampoco se sabe expresar con las caras. Así que pondremos en practica las actividades que recomiendas!!!
    Un besazo enorme! Y muchísimas gracias de nuevo por este super post!

    • Gracias guapa. Lo tienes más completo con el mail. (te llegó, n’est-ce-pas?)
      Las rabietas al fin y al cabo son esas emociones que los peques no consiguen verbalizar, se frustran y es como una rueda de la que no pueden salir. Con tranquilidad, y sabiendo que de momento no sabe expresar lo que le pasa, puedes hacer muchos logros para que no tenga rabietas.
      Besos especiales.

  7. Leo apenas ha tenido rabietas hasta el momento, hubo unas semanas que si al año y medio más o menos pero coincidió con unas semanas que yo estaba mal con náuseas, y muy cansada por el embarazo, pero enseguida lo solucionamos, lo de abrazarle ayuda mucho.

    Buen post!

    • Sí, es una técnica, por llamarla de algún modo, que da muy buenos resultados. Y siendo tan pequeños, nuestros hijos necesitan mucho contacto.

  8. El lunes tuvo mi niña la primera rabieta gorda por quitarle la cajita del hilo dental. Parecía que estaba poseida, al final cogiendola a bracito y hablándole con suavidad se calmó.
    Buffff, espero que no tenga muchas así de fuerte.

    • Uy, no, mis hijas son un encanto. Sus rabietas consisten en “mamá, me ha quitado esto”, o “mi hermana no me deja en paz”, jejeje. A ellas les funciona el hablar con calma, y abrazarlas cuando se enfadan.

  9. No me lo puedo creer!!!! tengo post preparado para mañana sobre esto pero desde otro punto de vista, estamos en plena racha de rabietas con Rafa y es agotador!!!!!por no hablar de que no perder los nervios a veces es tan complicado!!!!! Gracias por los consejos!

  10. ahora que ya estamos saliendo de la fase de rabietas veo claro que tienen su origen en un problema de comunicación porque los nenes aún no entienden un montón de cosas, no dominan el lenguaje pero quieren ser autónomos y no saben cómo expresarse ni nos entienden bien.

  11. Con Peque lo de cambiar de tema sólo funciona a veces. Lo de dialogar con él casi nunca. Es hijo de padres cabezones, así que, como es normal, ha salido cabezón. Pero no por eso dejo de intentarlo. Sé que a fuerza de pedirle que me explique lo que le pasa tarde o temprano aprenderá a tranquilizarse y a explicarme sus sentimientos.
    Mientras, seguimos aguantando, unos días mejor y otros peor.
    Besos guapa, y gracias por tus consejos.

  12. El Miniser no es de muchas rabietas, alguna esporádica pero poco habitual, y por lo general, cuando está cansado o con hambre. Cuando ha ocurrido he intentado tranquilizarle como dices y distraer su atención, y parece que ha funcionado. Lo que me alucina es que lo de “pasar de el” e ignorarle hasta que se le pase el berrinche me lo dijo el pediatra como pauta importantísima a seguir de cara a que cumpla los dos años. Yo ni caso y a seguir mi instinto, más que nada porque cuando me frustro me gustaría que me escucharan y tranquilizaran, así que me pongo en su piel y pienso “imagínate si encima no sabes explicar lo que te pasa”

  13. Me ha gustado mucho tu entrada Marta… hoy también yo hablo de las rabietas en mi post! Pero vamos, lo que cuentas es lo que mejor nos funciona con la peque!!

    Besotes!

  14. Yo trato de evitar la rabieta, o a veces cuando están empezando les desvio la atención hacia otra cosa, eso también me funciona. Ahora estamos mejor, pero hemos pasado una racha de rabietas!!!!

  15. Sabios consejos… como siempre… yo también les suelo cambiar de tema y además les hablo más bajito de lo normal para que tengan de dejar de llorar para poder escucharme… me suele funcionar muy bien.
    Eso sí.. en mi urbanización me tienen que poner verde porque nunca he cedido a sus espectáculos callejeros y hemos aguantado estoicamente hasta que se ha conseguido calmar el que tenga el berrinche… sin perder la calma y hablando suavemente… la de comentarios que he tenido que escuchar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *