Ella*

Ella no tiene nombre. O sí, el que tú le quieras dar. O Ella. Pronunciando bien las dos eles.

Ella es un tipo de persona que logra lo que se propone. Con ella los demás ven lo que hay. Se trata de una persona de acción que no se pregunta lo que piensan los demás, solo actúa y punto.

Ve el mundo en dos colores, o todo es blanco, o todo es negro. Aunque en los últimos años, ha variado mucho esa percepción, y trata de desenfocar su mirada para poder ver otras tonalidades, y sobre todo, ayudar a otras personas.

Es directa y le gusta ir del punto A al punto B, sin rodeos. Además de muy trabajadora, segura de si misma, se puede confiar en Ella. Entre sus cualidades, le gusta decir que es asertiva y que tiene buenas dotes de líder.

Continue reading

Mirada de pájaro*

Sus tacones resonaban por el largo pasillo. Pasos rápidos, que al llegar a la puerta del aula de música, acababan, y eran remplazados por los golpeteos enérgicos de los nudillos de su delicada mano.
Al entrar, todas las miradas se giraban hacia ella.

La clase se componía de 15 chicos y ella. El profesor, un ilustre músico de la Filarmónica de Mainz (Alemania), serio y responsable, que encaminaba todos sus esfuerzos porque todo estuviera en orden al llegar al aula. Le agradaba además, la puntualidad. No le gustaba que interrumpieran su clase, que comenzaba siempre a las cinco en punto.

El profesor Günter venía siempre veinte minutos antes. Aprovechaba para abrir bien todas las persianas, y dejar que la luz recorriera cada rincón del aula, pasaba un trapo suave a todos los instrumentos, que iban a utilizarse en la clase, y se sentaba sobre su mesa, con un pesado libro de música de todos los tiempos, sobre sus piernas.
Continue reading

Desmemoriado*

Tardó dos meses en volver a entrar en la habitación donde ambos dormían. Su despedida fue suave y delicada. Pero tan inesperada como cruel. Volvió a ver la cama desde donde ella se despidió; la ventana por la cual, todas las mañanas, al descorrer las cortinas, descubrían la luz de un nuevo día; los cuadros pintados por ella, en todas las paredes del cuarto…

Una fina capa de polvo cubría los muebles. La chica que venía a limpiar la casa, dos veces por semana, tenía prohibido entrar aún en el cuarto, y lo único que le habían dejado hacer fue ordenar y recoger algunas cosas, al día siguiente del acontecimiento.
Continue reading

La risa del Loco

A altas horas de la madrugada, suele escucharse por las calles de la Ciudad del Viento, la risa estruendosa del Loco. Ríe sin parar, mientras mueve sus brazos de arriba abajo, como si estuviera contando una historia divertida a alguien delante de él. Nadie recuerda el día en que comenzó a reír. Los lugareños sólo recuerdan escuchar su risa, convertida en eco por las anchas calles, al caer la noche.

Mucha gente aventuró posibles causas a la risa del Loco: el viento. Éste era sin duda alguna, el motivo más comentado en la Ciudad. ¿Porqué sino las personas que pasan mucho rato en las calles donde sopla el viento, se vuelven locas? El silbido del viento Maestro era indefinible. Cuando soplaba, la gente corría a refugiarse en los portales o en las tiendas, tapaba sus oídos con las manos, y trataba de pensar en cosas más agradables.

Continue reading