Cuento de la lechera

“El cuento de la lechera” ha dado lugar a una expresión popular, que se usa cuando alguien imagina o sueña algo imposible. Su significado es similar al de la expresión “hacer castillos en el aire” (hacerse ilusiones).
Una de las versiones que se escuchan es la escrita por Esopo, que dice así:

Una lechera llevaba en la cabeza un cubo de leche recién ordeñada y caminaba hacia su casa soñando despierta. “Como esta leche es muy buena”, se decía, “dará mucha nata. Batiré muy bien la nata hasta que se convierta en una mantequilla blanca y sabrosa, que me pagarán muy bien en el mercado. Con el dinero, me compraré un canasto de huevos y, en cuatro días, tendré la granja llena de pollitos, que se pasarán el verano piando en el corral. Cuando empiecen a crecer, los venderé a buen precio, y con el dinero que saque me compraré un vestido nuevo de color verde, con tiras bordadas y un gran lazo en la cintura. Cuando lo vean, todas las chicas del pueblo se morirán de envidia. Me lo pondré el día de la fiesta mayor, y seguro que el hijo del molinero querrá bailar conmigo al verme tan guapa. Pero no voy a decirle que sí de buenas a primeras. Esperaré a que me lo pida varias veces y, al principio, le diré que no con la cabeza. Eso es, le diré que no: “¡así! “

La lechera comenzó a menear la cabeza para decir que no, y entonces el cubo de leche cayó al suelo, y la tierra se tiñó de blanco. Así que la lechera se quedó sin nada: sin vestido, sin pollitos, sin huevos, sin mantequilla, sin nata y, sobre todo, sin leche: sin la blanca leche que le había incitado a soñar.

lecheraNo soy de las personas que se hacen ilusiones, me gusta la realidad y luchar por lo que creo que puedo conseguir. No negaré que alguna vez he soñado en que una viejecita por la calle me paraba y me decía que me iba a regalar su casa, una gran casa con jardín donde mis hijas pudieran jugar y yo leer mientras tomaba el sol en una hamaca. A la imagen y semejanza de la casa de mis padres.

Tampoco negaré que me he hecho ilusiones de trabajar en un colegio determinado, simplemente porque mi curriculum era mejor, era nativa y tenía ganas de enseñar. A día de hoy, quedé con el director en que le mandaba el curriculum, y en ello estoy.

¿A qué vienen estos pensamientos? A cosas que han pasado durante el verano, y que avecinan cambios. Si se ata todo bien.

15 thoughts on “Cuento de la lechera

  1. Ohh, eso suena a cambios muy positivos y me alegro por ello!! Seguro que todo sale genial, porque tú te lo mereces. Besos a porrón!

    • Son muy positivos. Y es un sueño que tengo desde pequeña. Que van a poder disfrutar mis hijas. Peeeeeero, siempre y cuando las hermanas no pongan zancadillas.

  2. cruzo los dedos para que se produzcan esos cambios. Te mereces todo lo bueno que te pueda pasar… y de vez en cuando no está nada mal soñar y que se cumpla.. un besazo

  3. Yo sí soy de soñar, aunque disingo entre sueños “reales” y sueños “imposibles”. Por ejemplo, hace tiempo que queremos hacernos una casita en el pueblo. Tenemos la parcela y tenemos la idea, sólo nos falta lo imprescindible, el dinero. Pues me gusta soñar con esa casa. Imaginarme su distribución, su porche, las plantas con las que adornaré el jardín, el estilo que le daré a la decoración…. aunque soy muy realista y sé que para eso queda bastante tiempo, pero así me aseguro que las ideas que perduran a través del tiempo van a funcionar en la casa cuando la tengamos (una estantería con plantas aromáticas en el porche, una amaca grande para poder tumbarme en las siestas con mis hombrecitos, un rincón para mis manualidades, …)
    Otra cosa que me encanta es imaginar imposibles, siendo plenamente consciente de que son eso, imposibles, pero durante el tiempo que lo imagino soy feliz (me toca la lotería y estamos un año entero viajando en familia; alguien muy importante me conoce y decide darme trabajo, nos vamos todos a una gran capital, alejados de aquí, y podemos visitar muchos sitios interesantes y aprender idiomas, ….)
    Esto segundo lo hago muy poco, solamente cuando me “enfado” con el mundo y siento que me ahogo, pero esos sueños me sientan bien.
    Suerte con tus sueños, ojalá se cumplan.

  4. Que cambios te traerás entre manos!!! espero que sean para bien y que los disfrutes. A mí los cambios me dan un poco de miedo ya sea para bien o para mal, me cuesta acostumbrarme a ellos. Suerte sea lo que sea!!

  5. Pingback: Una casa es algo más - Diario de Algo Especial

  6. Pingback: Recurso creativo: cuento con imaginación - Diario de Algo Especial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *