De cómo comprender el aprendizaje cooperativo

“El trabajo del maestro no consiste tanto enenseñar todo lo aprendible, como en producir en el alumno amor y estima por el conocimiento” John Locke (1632-1704)

El aprendizaje cooperativo es una propuesta metodológica que busca potenciar la capacidad para establecer redes de trabajo incrementando el rendimiento y progresión académicas, al tiempo que integra mejoras en las relaciones sociales. Además, es otro modo eficaz de atender a la diversidad, ya que la organización de la clase en grupos permite dedicar mayor y mejor atención a los distintos niveles, ritmos y estilos de aprendizaje.
Estructuración: La clase se organiza en grupos heterogéneos de unos cuatro alumnos, que serán cinco -me lo veo venir-. Cada grupo trabajará los contenidos de la asignatura de forma autónoma con la ayuda principal de los otros compañeros y con las orientaciones e indicaciones del profesor.
Rol de los alumnos: Los alumnos tendrán una doble responsabilidad: aprender lo que el profesor les enseña y contribuir a que lo aprendan sus compañeros de equipo.
Rol del profesor: Tratará de motivar a los alumnos, dará los objetivos del trabajo, diseñará las estrategias de trabajo, facilitará el aprendizaje resolviendo las dudas, fomentará la participación e interacción, la autonomía y la independencia.

Ejemplo: Coges una hoja de papel, y la pones en la mesa del grupo. Cada uno coge un lápiz o rotulador, y les pides que de uno en uno, vayan dibujando, por ejemplo, una parte del cuerpo. Para ello, disponen de tres minutos. El primer niño dibuja un redondo -la cabeza-; el segundo niño dibuja un ojo; el tercero, la nariz; el cuarto el otro ojo, y vuelta a empezar con el primer niño.

Mientras lo van haciendo, los niños hablan entre ellos, se van dando ideas, o “critican” lo que ha hecho el otro niño, “has pintado una oreja muy grande”, “falta poner otro ojo, que tenemos dos”, etc…

Opinión: Como profesora, opino que la enseñanza debe individualizarse, debemos permitir que cada alumno trabaje con independencia y a su propio ritmo. Pero también es necesario ayudar a promover la colaboración y el trabajo en grupo.
El trabajo en grupo establece mejores relaciones entre los alumnos, aprenden más, les gusta más ir a la escuela, se sienten motivados y les sube la autoestima, e igualmente aprenden habilidades sociales más efectivas al estudiar, aprender y trabajar en grupos cooperativos.
Tradicionalmente, en el aula, los estudiantes compiten unos con otros para obtener buenas notas y recibir la aprobación del profesor. Este tipo de competencias entre estudiantes no fomenta el mejoramiento académico ni el compañerismo. Y lo dice una, a la que siempre le ha gustado trabajar sola, o hacer el trabajo de todo el equipo.
Como madre, tengo el miedo típico de que con tres años, la profesora de mi hija y de los demás niños, no los conoce aún, y que cuando forme los equipos, puede poner a caracteres incompatibles o con demasiada fuerza juntos. Y eso que sé que antes de formar los grupos, los estudiará, y pondrá a los niños en grupos heterogéneos, que se puedan ayudar todos entre ellos. También se tiene el miedo de que un niño listo con uno que sea lento al hacer las cosas, puede influir negativamente en el primero, pero ahí es donde las habilidades sociales deben aparecer, y el tema de la cooperación, “te ayudo para conseguir el objetivo final” funciona. E igualmente, con tres años, no sé que porcentaje de éxito, si podemos hablar en esos términos, puede tener.

El aprendizaje cooperativo lo tendrá mi hija en este primer curso de infantil en el colegio. Con grupos de primaria y secundaria, si lo he trabajado, pero siempre ha salido natural en ellos. Infantil es un mundo que se me escapa. ¿Alguna madre o padre, o profesor ha experimentado el aprendizaje cooperativo en niños de infantil?

14 thoughts on “De cómo comprender el aprendizaje cooperativo

  1. Mis hijos también trabajaron así durante su etapa de preescolares, y es un sistema que me gustó mucho, además de que entusiasma a los niños. Llegados a primaria he visto que este sistema es prácticamente nulo en el aula y es una pena. Besotes preciosa!!

  2. A mí también me gusta este sistema. Fijaos que incluso, yo que no iba precisamente a un colegio de vanguardia, experimenté el aprendizaje colaborativo. Hay muchos aspectos de mi antigua escuela con los que no comulgo en absoluto pero por lo que se refiere al aprendizaje colaborativo, sí que lo aplicaban, no siempre pero muy a menudo. Guardo muy buenos recuerdos de ese tipo de actividades. Los momentos de mi infancia en los que he realizado trabajos más brillantes, creativos y de los que me sentí más orgullosa estaban hechos en grupos de 4 personas. Besos.

  3. Hola bonita. Me están entrando sudores fríos de sólo leerte!! jajaja. Yo todavía estoy "adaptandome" a la guarde junto con mi saltamontes, y todavía no puedo pensar en estas cosas. No obstante me parece muy interesante lo que planteas, y me hace pensar en la sociedad que vivimos. Las cualidades que se potencian, que para mí, en muchos casos, no son las ideales, pero que soy consciente de que es lo que hay. Espero poder en cualquier caso ayudar a crecer a mi niño con unos valores que le hagan una gran persona. Un beso.

  4. Y tanto que funciona! Lo que pasa que al principio no saben ayudarse entre ellos y se acaban haciendo las cosas los unos a los otros: su concepto de ayudar es hacer todo el trabajo ;). Pero poco a poco van aprendiendo y se escucha "fíjate! se hace así", "pon esto aquí", etc.Lo más interesante del trabajo cooperativo es (además de la colaboración per se) el intercambio de puntos de vista, la salida del egocentrismo y el razonamiento que tienen que llevar a cabo, tanto a nivel individual como en conjunto. Y que luego tienen que explicar al resto de la clase por qué lo han hecho así (verbalizaciones cada vez más complejas y elaboradas, pérdida de la verguenza…)¡Qué envidia de cole!

  5. Mi cole creo que tb va ir un poco en esa línea, aunque no del todo, además como no trabajan con libros sino con proyectos, ya os contarée

  6. ¡Qué difícil ese equilibrio entre lo individual y la cooperación! En la universidad ahora estamos implantando o intentando adoptar el "sistema bolonia" y la verdad es que está siendo complicado. Creo que la clave está en que todos estos sistemas cooperativos requieren por parte de los propios alumnos de una mentalidad y forma de entender la educación que fomente esa participación activa y cooperación. Y creo que es algo que en general no se fomenta en la sociedad, en las familias.. y por tanto los alumnos no lo tienen arraigado. Y implantar estos sistemas sin que exista esa base es imposible. Pero no me enrollo más, que el tema da para mucho 🙂 Me ha encantado que compartas tu reflexión como profesora y madre, dos caras distintas de una misma moneda 🙂 Un beso y buenas noches!

  7. Pingback: El aprendizaje cooperativo | Diario de Algo Especial

  8. Hola Marta, me ha gustado mucho el post. Había oído hablar de este método a mi marido, él si lo lleva a la práctica en su colegio pero debe ser el único que lo hace, el resto de profesores se suelen ceñir al temario y no arriesgan en pro del alumno, ¡una pena!

    Mis dos hijos también experimentaron con el aprendizaje colaborativo pero sólo en Infantil. Parece ser que cuando uno llega a Primaria el método ya no sirva para nada. 🙁

    Un beso muy grande y muchas gracias por la información. Nos leemos.

    • En nuestro colegio lo están implantando ahora en primaria también. Pero llevan años en secundaria y un poquito menos en infantil. Pero en estos primeros cursos, se notan unos avances increíbles. Yo era un poco reacia a este método, ya que tenia los miedos que se escuchan a todos los padres, y si ponen a mi hija con un niño que no aporta nada? o si mi hija se despista?
      Pero los profesores siguen pendientes de que todos los roles vayan turnándose. Me parece un buen método, por lo menos, la experiencia que estamos teniendo.

      Besos especiales!

      • Sin duda sería un ejemplo a seguir y ¡ojala! métodos como éste se vayan asentando, poco a poco, en el resto de coles para dar la oportunidad de un aprendizaje más madurativo y no impositivo a los niños. Un gran post Marta, felicidades por él. Besos grandes.

  9. Pingback: El aprendizaje cooperativo - Diario de Algo Especial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *