Seguimos con la lectura

Ya hemos pasado a la letra “s”. Es fácil de leer, fácil de decir. Y no presenta apenas problemas cuando se lee primero la inicial. Pero mi hija la “cecea”. Tiene tanta mezcla en su cabeza de letras, e idiomas, que justo la que tiene que pronunciar bien, como en las islas, la dice distinta.

Pero hoy, os quería traer otro de los recursos que utilizamos con el aprendizaje de la lectura. Ya os conté en diversos posts, cómo asociamos imágenes, pedimos consejo a las hermanas mayores, o usamos listas de palabras o dolch words…

Tenemos letras sueltas de colores pegadas en nevera y de gomaespuma en la bañera. Sabemos que los reyes le van a traer una pizarra magnética, semejante a la que nos enseñó la comadre Mamá qué sabe, y que traerán más letras.

Esta actividad la vamos a hacer con cartulina, rotuladores y tijeras. Y nos vamos a centrar en las sílabas. L’aînée ya sabe las sílabas que van con las consonantes “m”, “p”, “l” y “s”, y las correspondientes vocales. Las frases que lee llevan palabras con todas esas variantes. Y del libro de lectura de su curso, hemos sacado las palabras.

Así hemos escrito en la cartulina, todas las sílabas para formar palabras. De este modo.

Como podéis comprobar, también hemos especificado un código de color. Las sílabas que contienen la letra “m”, están escritas con el color naranja, las que tienen la letra “l”, con el color rojo. Y así todas las que (re)conoce. Las vocales han sido escritas por separado, para palabras por ejemplo como “a-ú-pa”.

Preparamos las sílabas en cartulinas

Y después, hemos comenzado a formar palabras. Yo le iba diciendo una: “pulpo”, y ella buscaba las sílabas necesarias. Hasta ha escrito una frase entera: “Susa pisó las amapolas”. Además pasa unos buenos ratos, solo o conmigo, creando palabras.

Éste sería el segundo paso en cuanto a palabras. Comenzamos con las palabras habituales escritas en tarjetas, y ahora las dividimos por sílabas.

Formamos palabras, las leemos y las escribimos

Otra variante la podéis encontrar en el blog del Papá Hiperactivo, en su entrada de las primeras palabras leídas.