Tutoría de padres: Compartir ¿enseñar o respetar?

Hace un mes, Vero comentaba acerca de su actitud sobre compartir las cosas en el parque de los juguetes de su hija. Muchas otras blogueras han hablado de los diversos especímenes en los parques, tanto niños como madres, (basta leer a Aida, en su catalogación parqueril de madres, a Pilar en su libro Mamá Full Time, o a Su, la Endorfina en sus crónicas del parque, donde nos muestra un catálogo ilustrado de niños), pero no hemos llegado al momento culmen en el que tanto niños como madres nos apoyamos, y es el momento del compartir.

Hace tiempo escribía sobre la educación en valores, particularmente sobre este punto. Y es que, no nos desviemos del tema, compartir es una de las habilidades sociales que más cuesta aprender, ya que también es complicada de enseñar a los niños. Aunque pueden aprender a compartir desde bien temprano, hasta los 4 o 5 años, no están preparados del todo.

¿Qué y cómo debemos enseñarles?

La mayoría usamos el ejemplo. Si ellos ven que nosotros mismos compartimos, que es una cosa habitual, y que es incluso hasta divertido, estimularemos sus ganas de compartir. Igualmente alabaremos sus ganas de compartir cuando salgan del propio niño.

tutoria_de_padres

Los niños son impulsivos y aún no comprenden bien el concepto de tiempo, con lo que a frases del tipo “déjale un ratito el juguete, que ahora te lo devuelve”, y ve cómo el otro niño se divierte mientras el que ha prestado su juguete se aburre, no ayudan nada. ¿Cómo te sentirías tú si alguien te cogiera algo con lo que estabas entretenido?

No debemos obligar a los niños a prestar sus cosas. La actuación de Vero en el parque está muy bien. La dueña del juguete es su hija, y es ella la que decide si lo presta, si juega con el otro niño, o pasa de todo. Sin presiones. ¿Qué conseguimos con esto? Que la propia niña aprenda realmente a compartir, que muestre empatía hacia el otro niño (porque lo ve sin juguetes, solo, etc…), y respeto. Respetamos su decisión como padres.

Y aquí saldría un tema transversal, la educación por parte ajena, que dejaremos para otra tutoría.

Cuando el niño comparte porque realmente lo sienta así, es porque hemos hecho un buen trabajo previo, pero cuando no lo hace también. Hay que respetar los tiempos de cada niño, comprender que prestar algo puede ser beneficioso para ambos niños, pero que tener un rato para uno mismo también es bueno.

Dejemos que los niños aprendan, nos vean compartir, puedan decidir por sí solos, y mostrémosles que si comparten con sus amigos (o con los desconocidos del parque), también éstos prestarán sus juguetes, en un intercambio beneficioso para las distintas partes.

12 thoughts on “Tutoría de padres: Compartir ¿enseñar o respetar?

  1. Mi hijo es de poco compartir, la verdad (hablo del momento, porque ya sabemos que los niños cambian muchísimo). Intentamos que comparta, pero no suele hacerlo y, en cambio quiere todos los juguetes de los demás niños.
    Lo que yo le digo cuando un niño (conocido, con el que suela jugar) le pide algo y no lo da, es “bueno, no se lo prestes, pero luego no te enfades si él no te presta los suyos”.
    El caso es que ayer, recogiendo ropa suya que ya le queda pequeña, dijo “esa rebeca es pequeña, no me vale, ahora es para el hermanito”. Me quedé alucinada, entre otras cosas porque le tengo dicho a toda la familia que no le digan cosas tipo “ese juguete se lo vas a tener que prestar al hermanito cuando nazca” porque creo que es una forma de que le coja manía al hermano antes de que lo conozca.
    Por supuesto, enseguida le dije que el hermano se iba a poner muy contento cuando se enterase de que su hermano mayor le había dejado esa rebeca tan bonita.

    • Buenos días,
      ¡¡Hiciste muy bien al contestarle eso a Peque!! Lo de compartir con extraños, entiendo que sea algo incómodo, debe salir de ellos el compartir un juguete o no. Con niños que ya conoce, con los que suele estar y jugar, el compartir suele ser más habitual.
      Con los hermanos, totalmente de acuerdo contigo, creo que Peque ya ha interiorizado que va a tener un nuevo compañero de juegos 😉

  2. UBMF lo da todo, es ver a otro niño y ya está con el brazo estirado esperando que el otro niño coja el juguete…a veces él se queda sin nada y me da pena verle detrás y el otro niño con todos los juguetes, los suyos y los de él…
    A veces me da gana de decirle, pero no se lo dejes o quítaselo…pero claro, no lo hago, me contengo…
    Este niño mío en un cacho de pan…

    • Buenos días,
      Hay niños que son tan buenazos que prestan sin darse cuenta que el otro niño va a jugar sólo con su juguete, y no con el propio niño. Supongo que todos, en alguna corta edad lo hacen, pero van aprendiendo 😉

  3. Niña ¿tú no has notado que hace mucho que no me paso por tu blog? Que resulta que has estado haciendo muchos cambios (y muy monos todos) pero no estoy recibiendo tus actualizaciones y no me deja suscribirme con mail ¡así como voy a educar yo a mi bichilla correctamente si me pierdo todos tus consejos?¿Sabes si le ha pasado a alguien más? Te añadiré a Bloglovin mientras para estar al día.

  4. Tengo pendiente leer esos post, no tengo tiempo! Pero es un tema muy interesante.

    Yo soy partidaria de que comparta si quiere pero enseñándole que si comparte los juguetes se lo pasara mejor (que también es un poco egoísta).

    Ahora lo que estoy intentando es que comparta con su hermano, y eso esta costando un poquito, abusa de eso de ser mayor jaja

    • Muchas gracias por tu tiempo 😉
      Con los hermanos suele haber esos tiras y aflojas, te lo presto, jugamos juntos, ahora no, ahora sí… Pero eso también imprime personalidad a ambos. Lo interesante es que vean, como bien escribes, que juntos, en ciertos momentos, se lo pueden pasar igual o mejor que jugando solos.

  5. Yo estoy de acuerdo… y me gustó mucho la entrada de Vero. Compartir tiene que ser algo recíproco, y sobre todo, lo que me parece mas importante es compartir el juego mas que compartir las “propiedades”.

    Besotes!

    • Buenos días,
      Ahí le has dado plenamente. Aquellos niños que prestan sus juguetes, pero que no son “aceptados” en el juego del invitado, se quedan sin juego y sin juguete. Lo importante es que si se comparte algo, ambos estén jugando juntos.
      Besos especiales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *