Tutoría de padres: Estilos educativos

La tarea de ser padres y madres es uno de los aspectos más importantes de nuestra vida. La vida como padre o madre está llena de alegrías y satisfacciones, pero también de inquietudes, incertidumbre y temor por no saber cómo comportarse con los hijos.

Algunas de las preguntas que nos podemos hacer como padres son:  ¿cómo  debemos  actuar  ante  una nueva  situación?,  ¿qué  debemos  hacer  ante  un determinado  comportamiento?,  ¿será positivo  para  su  desarrollo?,  ¿qué  es lo que no  debemos  hacer?…

Desde que dejan de ser unos bebés, nuestros hijos experimentan cambios casi cada día. Su rápido desarrollo puede provocar en algunos padres sentimientos de incertidumbre que puede hacer más difícil la relación que establecen con ellos. Aun así, hay ciertos consejos que pueden llevarse a cabo para ayudarnos a ser mejores padres.

estilos educativos¿Qué es el estilo educativo?

El estilo educativo se puede definir como la forma regular de actuar de los padres ante sus hijos, de interactuar con ellos en las situaciones cotidianas, con el fin de enseñarles y prepararles para el mundo en el que vivimos. Todos los padres somos distintos entre nosotros, el carácter, las vivencias, influyen a la hora de “encasillarnos” en un grupo, los hay que son más afectuosos, otros son más estrictos, o más controladores…

Encontramos 4 estilos:

  • estilo democrático o asertivo: Se trata de un estilo que está centrado en los niños, los padres  explican a sus hijos las razones del porqué de unas normas, reconocen y respetan su individualidad y sus derechos, negocian mediante intercambios verbales y toman decisiones conjuntamente con ellos, intentando fomentar comportamientos positivos e inhibiendo los no adecuados.
  • estilo indiferente: Este estilo prima la individualidad del adulto frente al nosotros como familia. No hay responsabilidad familar ni educativa. Muestra falta de sensibilidad e implicación por las necesidades de los hijos e hijas, sin expresión afectiva ni comunicación.
  • estilo autoritario: Es un estilo que establece un sistema de comunicación unidireccional y cerrado: los padres dan órdenes sin explicaciones y restringen la autonomía de los hijos e hijas, que suelen inhibirse. Es habitual el uso de castigos, amenazas y prohibiciones de manera continuada y sin ningún tipo de razonamiento.
  • estilo permisivo: Este estilo se basa en la tolerancia. El control parental suele ser bastante flojo y el nivel de exigencia mínimo. Los padres acceden fácilmente a los deseos de los pequeños y se muestran tolerantes ante la expresión de impulsos como la ira o agresividad del menor.

estilos educativos¿Qué tipo de madre/padre soy?

Cuando eres un padre o una madre con un estilo asertivo, las relaciones con tus hijos están presididas por el respeto mutuo, la cooperación y los deberes recíprocos. Los conflictos tienden a ser poco frecuentes y leves.

Ser un padre tolerante, es darle una excesiva protección a fin de evitar que los hijos e hijas se enfrenten a las dificultades de la vida, por lo que las normas serán muy poco estrictas

Ser un padre negligente, provoca que los padres renuncien a sus actividades como tales, sobre todo cuando éstas interfieren en sus interese individuales.

Y finalmente ser un padre o madre autoritario es ser más exigente con los hijos, a menudo sin modificar sus actitudes frente a las distintas edades.

¿Qué consecuencias tienen para nuestros hijos cada estilo educativo?

Los padres sobreprotectores protegen excesivamente a sus hijos y ponen pocas normas porque creen que los hijos no son capaces, dudan de su competencia. Están excesivamente pendientes del hijo, les colman todas sus necesidades y evitan cualquier frustración porque no quieren que los hijos “sufran”. Dan excesivos premios y justifican todos los errores de los hijos.

Un niño de padres sobreprotectores tiene el peligro de desarrollar una personalidad dependiente, baja tolerancia a la frustración porque se lo han dado todo hecho, inseguridad, baja autoestima y ansiedad ante las dificultades.

Un niño de padres autoritarios tiene una muy baja autoestima, poca o nula creatividad, al igual que dificultades a la hora de sociabilizar o tener autonomía personal. Los niños pueden mostrar sentimientos de frustración o culpabilidad al no poder cumplir los deseos de sus padres, la ansiedad o la tristeza son sentimientos que nacen de este estilo al intentar alcanzar las metas que les ponen sus padres.

Un niño de padres negligentes demuestra un escaso esfuerzo personal. Son niños que tienen una confianza muy baja y carecen de autorresponsabilidad.

Y finalmente, un niño de padres asertivos tienen un buen nivel de autoestima y autoconfianza, tienen una buena motivación desde casa que se traduce en una buena atención en clase y mejores calificaciones escolares. Tienen facilidad para relacionarse con sus iguales, y un alto sentido de la responsabilidad, conociendo bastante bien las consecuencias de sus acciones.

Tras conocer estos estilos educativos, estoy segura que conoceréis a niños y a padres que encajen en alguno de estos estilos educativos, en uno o en varios, pero ¿sabrías definir cómo eres tú como padre o madre?

¿qué madre/padre eres y/o qué madre/padre quieres ser?

19 thoughts on “Tutoría de padres: Estilos educativos

  1. Estos modelos educativos ya los conocía, sin duda mi modelo seria el asertivo, es con el que me siento identificada pero también muchas veces dudo si lo estamos haciendo bien. Esto de educar es muy difícil!

    • Ayer mismo me estaba preguntando si la visión que nosotros tenemos como padres coincide con la visión que tienen otros padres de nosotros y nuestro estilo. Yo sé que soy bastante asertiva, con algunos momentos de autoridad, (que tampoco lo son tanto, ya que les explico el porqué, pero ¿otros padres me verán así?

  2. Yo diría que soy democrática pero en ocasiones me sale la vena dictatoria o tecnócrata y aquí se hacen las cosas porque yo lo digo o, simplemente, porque tengo más experiencia.
    Veremos cuando da ella un golpe de estado y me derroca.

  3. Pues yo creo que el ideal sería el asertivo, pero en la actualidad veo que ponemos en práctica una mezcla de este con recaídas en el tipo permisivo cuando surge la desesperación. Pero es que mi bichilla aún no llega a comprenderlo todo, y según qué explicaciones y normas no hay forma de hacérselas entender.

    • Ay, ay, conozco a más de un padre permisivo, que luego se las ven y se las desean para poder salir del paso… Tu bichi es muy peque, pero que no te toree! 😛

  4. Yo intento llevar un estilo asertivo, pero creo que es muy difícil estar siempre en el mismo punto y hay veces que acabo siendo un poco dictadora o permisiva.
    Creo que lo importante es que al final la mayoría de las veces lo que intentamos es que haya dialogo en casa y las cosas no sean porque sí ni ceder a todo lo que quiere la peque.
    Pero es que educar es muy difícil y no siempre estamos del mismo humor.

    • Sí, está claro que lo ideal no siempre se consigue, por lo que si conseguimos que haya unos límites para ambas partes, y unas reglas o normas que seguir en ciertos casos, se puede facilitar el estilo y dialogar y comunicarse es vital para mejorar.

  5. !Cuántos tipo! Yo creo que soyun poco de todo, por ejemplo: muchas veces dejo (soy permisiva) pasar cosas que pudieran ocasionar una pelea/momento de tension peor que la consecuencia del pedido como tal ó soy autoritaria cuando el romper la orden puede poner en peligro a mis hijos y asi un largo etc. -Solo soy una madre aprendiendo, !creo!-
    Un beso a ustedes 4 🙂

    • Todas vamos aprendiendo a medida que ellos crecen. El camino de la maternidad y la crianza es eso, aprender juntos.

  6. Si los conocía, y en casa intentamos practicar el Asertivo siempre que podemos. Aunque a veces las situaciones nos desborden y tengamos momentos permisimos o autoritarios.

    Educar es una mezcla compleja de las ganas teóricas de hacerlo bien con la dura cotidianidad y sus elementos caóticos… juas!

    Besotes!

    • Pues eso mismo 😉
      Comentaba más arriba que ayer me preguntaba si la visión que tienen otros padres de nuestros estilos educativos coincidarán con el nuestro propio…

  7. Si que los conocía, y desde que supe de ellos trabajo cada día para ser asertiva, porque considero que es el mejor modelo de los cuatro. Sin embargo, mi hijo sigue siendo pequeño por mas avanzado que esté, y hay cosas que no acepta o quiere hacerlas a su manera pese a que intente explicarle las cosas varias veces, asi que el conflicto esta asegurado. Por eso, muchas veces tengo que sacar mi vena mas autoritaria, que no me gusta, pero termina siendo la unica forma de que se deje bañar, recoja sus cosas o se deje vestir para salir. Pero luego me siento culpable y me arrepiento, asi que busco volver al camino asertivo de nuevo.

    • Está claro que todas queremos ser así, aunque haya momentos en los que no podamos, que el estado de ánimo de unos y otros sea distinto, pero intentamos mejorar y aprender cada día, no?

  8. Pingback: En Octubre... - Diario de Algo Especial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *