Tutoría de padres: ¿Se debe dar paga a los niños?

Una moneda de 100 pesetas dada los domingos por mi tía era mi paga allá por los noventa. O un tubo de los caramelos chimos. O un perro de plástico, que debía costar más o menos las 100 pesetas, y que formaban parte de una colección que estaba haciendo. Las dos últimas cosas eran siempre compradas el domingo al mediodía en la tiendita de Don Tomás. No recuerdo la edad que tenía, y tampoco eran todos los domingos.

Mis padres jamás me dieron una paga. Me daban algo cada vez que iba al cine con mis compañeros de clase, o alguna vez, las monedas que sobraban de ir a comprar el pan o los huevos. Con los nuevos tiempos, el ofrecer una paga a los niños, -a nuestros hijos- empieza a ser más que habitual a edades más tempranas. Y las preguntas surgen por millares: ¿es conveniente dar una paga?, ¿a qué edad es mejor?, ¿qué debemos enseñarles?

paga

¿Hay que dar paga a un niño?

Creo firmemente que

la mejor paga que nuestros hijos pueden recibir es nuestra atención y nuestro cariño - piopialo       
, una palabra de felicitación, un abrazo bien sentido o mostrarles nuestro orgullo por haberse esforzado -aunque no haya tenido el resultado esperado-. Esa es la clave, el refuerzo positivo nuestro. Es lo que ambos, hijos y padres, buscamos desde el principio de los tiempos. La manera de mantener la confianza con y hacia ellos también.

Bien. Pero ¿con 10 años? ¿O con 14? ¿Es necesario? ¿Para que la necesitan?

Normas para dar paga a hijos (pre)adolescentes

Llegará un día en que nuestros hijos nos dirán que a su amigo/a le dan x euros para sus gastos y que ellos también quieren. O tal vez no, pero nos dirán que “necesitan” dinero para comprar algún capricho o para salir con sus amigos… En ambos casos, nuestros hijos deben saber que el asignarles una paga (bien semanal, mensual, o no periódica) debe conllevar una responsabilidad por su parte.

Creo también que si desde pequeños les hemos enseñado a confiar en nosotros, a cubrir sus necesidades sin que ellos nos lo estén pidiendo, pueden comprender algo mejor el valor del dinero. ¿Cuántas veces hemos escuchado en nuestra infancia “yo no soy el Banco de España”, y frases similares?

De nosotros, como padres, depende hacerles ver a los (pre)adolescentes que el dinero no crece en los árboles y que los caprichos no siempre pueden ser. Y eso me lleva a otro punto que explicar, el valor del dinero.

¿Cómo enseñar a valorar el dinero?

Valga como ejemplo una frase de mi hija de seis años. El otro día, quería algo, y le dije que no tenía dinero en el monedero, a lo que me contestó que lo que tenía que hacer era ir al banco y cogerlo del cajero. Eso me llevó a explicarle que el dinero que tenía el banco en mi cuenta lo había tenido que trabajar, que no me lo regalaban. Y que había cosas más importantes, como la comida o la ropa, y por ende más necesarias que… otro juguete.

¿Qué debemos enseñarles? Responsabilidad. Hay padres que les dicen a sus hijos que si limpian y ordenan su cuarto, si sacan buenas notas, etc… Les darán una asignación mensual. Hay padres que en vez de darles una paga periódica, les dan un premio en forma de juguete, libro o dinero para una salida al cine (por ejemplo) con sus amigos. Con el primer ejemplo, los niños o adolescentes pueden caer en la desidia, y por ende, dejar de colaborar en casa, ya que cada semana, tendrán una paga. Con el segundo ejemplo, retomamos lo dicho más arriba, el refuerzo que vale son los gestos de confianza y cariño que se les da día a día.

Pero no todo es malo, si les enseñamos el valor del esfuerzo, ellos pueden comprender que tienen que dar un paso al frente para ganarse esa paga. También el aprender a ahorrar para las “cosas” importantes y no gastarse todo en la primera salida. Y como no, los padres somos el ejemplo que ellos van a buscar.

Si los padres cedemos a todos los caprichos, sin enseñarles el esfuerzo que nos cuesta ganar dinero, o sin dar prioridad a determinados gastos antes que a ciertos caprichos, no estaremos dando un buen ejemplo. Decirles “no” también es una lección que ambas partes, padres e hijos, debemos aprender.

Consejos para padres

Cada uno, en su casa, hace lo que sabe, lo que puede, y lo que ha aprendido. En mi casa, no me dieron paga, y creo que a mis hijas no les daré paga, no lo considero importante para que ellas puedan valorar el dinero, como pueden hacerlo de otras maneras. Yo prefiero reforzar la buena conducta con gestos -a su edad, aún me piden abrazos y besos- y con palabras de felicitación y orgullo. También, llevarlas al cine cada cierto tiempo, o comprarles un juguete o un libro que sé que quieren. Creo que es una satisfacción y también una motivación mayor, que el satisfacer un capricho puntual. Dar euros periódicamente, aunque puede enseñarles el valor del dinero, puede dar lugar a tener niños más materialistas y que no aprendan realmente el valor del dinero, o de su paga.

Citas

Gabriel García Márquez:

Lo más importante que aprendí a hacer después de los cuarenta años fue a decir no cuando es no.

¿Os han dado la paga alguna vez? ¿Dais la paga a vuestros hijos/as?

Este post viene a raíz de una petición enviada por Bea, Mamá de Dos, que también escribe su propia manera de ver las cosas con este tema.

8 thoughts on “Tutoría de padres: ¿Se debe dar paga a los niños?

  1. A mi me dieron paga desde muy pequeña. Pero no cómo compensación y al margen de las tareas que me agradecían con cariño. Me enseñaron la importancia de ahorrar, de distribuir el dinero que tenía y del esfuerzo que conlleva. Si quería comprarme algo especial (una caja de legos) tenía que guardar esas monedas durante semanas y no correr al kiosko a gastarlo todo en chuches.

    Creo que es un buen método, correctamente explicado, para que los niños valoren el esfuerzo que puede costar comprar algo. Así que con la peque seguiremos esa línea.

    Besotes!

  2. A mí me dieron paga y creo que se las daré a mis hijos. Me cuesta mucho explicarle a Peque que el dinero no aparece por arte de magia, que hay que trabajarlo y no sólo eso, que a veces tú quieres trabajar pero no puedes así que no hay dinero (mi marido está nuevamente en paro).
    Yo se lo sigo explicando. Cada vez que mi chico deja de trabajar le decimos que como no trabaja tenemos menos dinero en casa y que no podemos comprar tantos caprichos, pero no lo entiende.
    En parte porque no tiene ni 4 años y en parte porque entre mis padres y mis tíos le llenan de caprichos.
    Seguiré explicándole que el dinero cuesta mucho ganarlo pero, llegado el momento, creo que lo mejor será establecer una paga, que no tendrá si se porta mal (yo soy más de castigo que de reforzar en este caso, para que no se porte bien sólo por cobrar la paga), y así el aprenderá a valorar el dinero y tendrá que elegir si se compra una chuche, si lo gasta en cualquier juguete barato, o si prefiere ahorrar parte para poder gastarlo en algo mejor.
    Besos.

  3. Hola wapi!!! Hacía mucho que no pasaba por aquí!!! Necesitaba unas vacaciones tecnológicas jejejeje pero ya estoy de vuelta 😉
    A mi no me dieron paga nunca. Y no veo la necesidad de darla. Siempre me han dado para mis necesidades y caprichos siempre que fueran cosas normales, sin pasarse y sin derrochar. No es necesaria una paga para valorar el dinero. Lo que es necesario es hablar las cosas, explicarles cómo funciona todo……

  4. A mi hermano y a mí no nos dieron paga. Si necesitabamos dinero lo pedíamos y si teníamos que comprar algo se compraba, siempre que las peticiones fueran razonables. Aprendimos el valor del dinero y el ahorro con lo que la familia nos regalaba por navidad, cumpleaños, etc. que era lo que gestionábamos como niños. Pero las notas o el colaborar en casa se consideraba nuestra obligación y no había recompensa por ello. Yo creo que tampoco la daré a mi bichilla y trataré de explicarle las finanzas caseras desde bien pequeña.

  5. A mí si me daban, todos los fines de semana. Ahora me encuentro con Lucas y sus 14. La verdad es que yo no le doy paga periódica, él sabe que en casa hay derechos y deberes que todos tenemos. Y también hemos cambiado castigos por recompensas. Así se esfuerza más.
    Si quiere salir con los amigos un viernes, por ejemplo, debe cumplir su parte y esa es su recompensa. Cuando sale, una o dos veces al mes, le doy 5€. Siempre le sobra y él se lo guarda y lo usa para otras cosas, por ejemplo, se le antojan unas zapatillas que en realidad no necesita, pues ese capricho lo paga él con el dinero que ha ido guardando.

  6. A mí sí me dieron paga, y a #miquerido y a mi hermano también. Y la verdad, nuestra experiencia no puede ser mejor… No solo aprendí el valor del dinero, también aprendí a gestionarme. Primero semanalmente, luego de forma mensual; recuerdo que me daban 40€ al mes y con eso tenía que gestionarme para salir con mis amigas,comprarme caprichos… Y vaya si lo hacía! Nunca he sido manirota y sí mucho de estirar los €. Bajo mi punto de vista es un acierto y mucho tendrían que cambiar las cosas para que yo no hiciera lo mismo con mi pipiolillo 😉

    Feliz día!

  7. A mí de pequeña no me daban paga, me daban algo el domingo para ir a comprar chuches, o lo que dices tu s sobraba algo del pan pues me lo daban también. Luego de mas mayorcita cuando empiezas a salir si que tenía paga, y mas tarde empecé a trabjar y ya no me daban nada. Y a mi peque desde luego con lo pequeña que es ni me lo planteo, tiene su hucha donde las navidades y cumpleaños los familiares le dan algo a parte de los regalos, pero ese dinero ni se cuenta con él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *